5 Consejos para mejorar tu desarrollo personal

Sentirse satisfecho con uno mismo es esencial para tener una vida feliz. Muchas personas, se encuentran en constante desarrollo y mejora personal. El desarrollo personal  permite crecer intelectual, cultural y emocionalmente a las personas que buscan alcanzar nuevos objetivos y metas en la vida. Por ejemplo: Un nuevo trabajo, una nueva relación o simplemente alcanzar un alto nivel de madurez intelectual.

Existen muchas técnicas para mejorar nuestras capacidades, seguramente conoces y practicas algunas. Hemos escogido 5, que desde nuestro punto de vista son claves que ayudan a mejorar el desarrollo personal eficazmente.

 

5 Claves para el desarrollo personal


Involucrarse en una buena causa


Encuentra una causa en la que de verdad creas y lucha sin ánimo de lucro por el éxito de la misma. Plantarle cara a una situación y trabajar por algo en lo que crees es una buena manera de convertirse en una persona más proactiva y firme en sus convicciones.
Por ejemplo puedes unirte a una ONG, a una asociación de defensa de los animales, a una de mejora de la educación o a una por la mejora de las condiciones de tu ciudad. Tú eres quien decide que causa apoyar así como el nivel de implicación con la misma, que puede ir desde la militancia en la organización hasta simplemente ayudar en las redes sociales a difundirla.

 

Encontrar tiempo para leer más

No nos cansamos de decirlo en Modo Eficaz, leer es uno de los hábitos más saludables que debemos practicar todos los días. No necesitas dedicarle muchas horas, simplemente con que te reserves una hora al día, ya comenzarás a notar los resultados. Además si quieres aprovechar eficazmente esa hora, puedes utilizar técnicas de Speedreading para leer más rápido.

Leer ofrece una alta capacidad de desarrollo intelectual y tiene muchos beneficios: Nos enseña cultura y conocimientos, mejora nuestro vocabulario y nuestra forma de expresarnos, permite “desconectar” por unos instantes de la rutina diaria y relajarnos y además nos enseña valores transmitidos de generación en generación. Está claro que no todos los libros son igualmente efectivos para estimular estos beneficios de crecimiento personal, pero aún así, podríamos considerar que la lectura de cualquier libro siempre es beneficiosa.
 

Viaja todo lo que puedas

Alguien dijo alguna vez: “El mundo es como un libro abierto, quién no viaja sólo ha leído la primera página”. Y así es, viajar está muy relacionado con leer, de manera similar, nos permite conocer nuevos lugares, culturas, personas y tradiciones. Por supuesto viajar es más caro que leer pero nos permite sentir estas vivencias en primera persona.

Cuando uno viaja se da cuenta de todas esas similitudes que comparten todas las culturas y que nos hacen más parecidos de lo que creemos. También nos deja ver esas diferencias que aportan riqueza cultural al mundo. Y es que viajar es una forma perfecta de expandir nuestros horizontes, convertirnos en personas más respetuosas y tolerantes y crear nuevas relaciones con otras personas de todo el mundo.

 

Aprende siempre cosas nuevas

Mantener nuestra cabeza aprendiendo cosas nuevas, además de tener muchos beneficios de desarrollo, ayuda a prevenir problemas de salud mental. Dentro de “aprender cosas nuevas” hay un amplio abanico de posibilidades entre las que puedes escoger: Aprender a cocinar, aprender un nuevo idioma, aprender a bailar o incluso aprender a programar. La variedad no tiene límites.

Estar en constante aprendizaje no sólo te será útil para mantener tu mente ágil sino también para desarrollar nuevas habilidades que pueden resultarte muy útiles en tu día a día.

¿Qué estas esperando para aprender algo nuevo?

 

Ten confianza de ti mismo

La seguridad en uno mismo es una de las habilidades personales que nos pueden ayudar a alcanzar nuestras metas de manera más rápida y eficiente. Ser seguro en uno mismo nos favorece a la hora de derribar nuestro miedos, sentirnos más motivados y ampliar nuestros horizontes de conocimiento. Por si esto fuera poco, también nos dará más facilidades para establecer nuevas relaciones con otras personas y forjar relaciones más solidas con nuestros conocidos.

 

 

Fuente: ModoEficaz

Enero 21-22. Metodo Integra

Taller Método Integra.

Taller Método Integra


============================

En este curso aprenderás una metodología que permite interactuar con el subconsciente y programarlo a placer.
¿Deseas tener el control de tu propia vida?
¿Deseas mejorar tu vida?
¿Deseas potenciar todas tus capacidades?
¿Deseas librarte de emociones no deseadas, creencias limitantes y hábitos poco agradables?
¿Deseas aprender a comunicarte con tu subconsciente y a dirigirlo para que trabaje en la dirección que tú determines?
¿Deseas ayudar a otras personas a transformar aquello que no les guste de sí mismas o a alcanzar las metas que deseen?

Lugar: Bogotá
Fecha: 21 y 22 de Enero de 2017
Inversion: 1.190.000
Horario: 8:30 – 5:30 (16 horas)
Registrate y paga antes del 13 de Enero y obten un 15% de Descuento.

Contáctenos

#metodointegra, #felizefectivo, #ricardoeiriz, #esperanzabedoya
Certificado directamente por la Organización Método Integra. Este certificado te da derecho a repetir este curso cuantas veces quieras, en cualquier parte del mundo, con cualquier instructor certificado, pagando un valor mínimo

Enero 20. Un Curso de Felicidad

Taller de Transformación: Un Curso de Felicidad.

Adquiere el hábito de la FELICIDAD


================================================

El propósito de este taller es facilitar el cambio en las personas para ser plenamente felices.

«Ser FELIZ es un hábito, un patrón de comportamiento que repetimos de forma automática, una forma de entender la vida, dirigida por nuestro subconsciente con base en nuestras creencias más profundas». Ricardo Eiriz

FACILITANDO EL CAMBIO EN LAS PERSONAS PARA SER PLENAMENTE FELICES.
En este curso se abren las puertas a los participantes a experimentar una transformación interior, a nivel subconsciente, que les llevará a elevar su nivel de conciencia, hasta un punto en el que la felicidad es exclusivamente una decisión personal.

Registrate http://felizefectivo.com/contacto/
Enero 20 de 2017. Horario: 8 am – 1:30 pm
$290.000
Descuento del 15% por pago antes del 13 de Enero.

Certificado directamente por la Organización Método Integra. Este certificado te da derecho a repetir este curso cuantas veces quieras, en cualquier parte del mundo, con cualquier instructor certificado, pagando un valor mínimo

El Hombre Mas Feliz del Mundo – Que Es La Meditacion En Terminos Simples

Matthieu Ricard es considerado el hombre más feliz del mundo y es el autor y fotógrafo de Journey to Enlightenment (El viaje hacia la Iluminación) y Moines danseurs du Tibet (Los monjes danzantes del Tíbet) y del fotolibro: Himalaya bouddhiste (El Himalaya budista) como colaborador, así como el reciente Tibet, an Inner Journey (Tíbet, un viaje hacia el interior).

También es el traductor de numerosos textos budistas incluyendo The Life of Shabkar (La vida de Shabkar). El monje y el filósofo (Le Moine et le Philosophe), libro que recoge un diálogo con su padre, Jean-François Revel, fue un best-seller en Europa y fue traducido a 21 idiomas, y El infinito en la palma de la mano (L’Infini dans la palme de la main), en colaboración con Trinh Xuan Thuan) refleja su interés en la relación de la ciencia y el budismo.

Su último libro: En defensa de la felicidad (Plaidoyer pour le bonheur) también se convirtió en un best-seller en Francia.

Fuente: Yeiber Anderson

Subconsciente Poderoso

El poder del subconsciente es enorme. Le inspira y le guía y le revela los nombres, los hechos y las escenas que están guardados, “archivados” en su memoria. Su subconsciente inició los latidos de su corazón, controla la circulación de su sangre, regúla la digestión, la asimilación y la eliminación. Cuando usted come pan, su subcons­ciente tiene también que ver con la transmutación de este producto a tejidos, músculos, esqueleto y sangre. Este proceso va más allá de los poderes del más sabio de los hombres. Su subconsciente controla los procesos vitales y las funciones de su cuerpo y tiene las respuestas para todos los problemas.

Su subconsciente nunca duerme, nunca descansa. Está siempre trabajando. Usted puede descubrir el poder de trabajo maravilloso de su subconsciente. Dígale antes de dormirse que usted quiere que se realice cierto asunto y se sorprenderá al descubrir que sus fuerzas in­ternas empiezan a trabajar llevándole a obtener los resultados. Ahí es donde existe una fuente de poder y sabiduría colocándole a usted en contacto con la omnipotencia ó el poder que mueve el mundo, que guía los planetas en su curso y que origina la salida del sol.

El subconsciente suyo es la fuente de sus ideas, de sus aspiraciones y de sus necesidades altruistas. Fue a través de su subconsciente que Shakeaspeare percibió las grandes verdades ocultas en el prome­dio del hombre de sus días. Indudablemente, ésta fue la respuesta de la mente subconsciente que inspiró y movió al escultor griego Phidias, al ejecutar en bloques de mármol y en bronce, belleza, orden, simetría y proporción. Permitió al artista italiano Rafael, pintar madonas, y a Ludwig Van Bethoven componer sinfonías.

En 1955, yo di una conferencia en la Universidad de Yoga de Rishiashrishikesh y tuve oportunidad de conversar con un cirujano de Bombay. El me contó acerca de un cirujano escocés que trabajó en Bengala antes del descubrimiento del éter o de los métodos modernos de anestesia. Entre 1843 y 1846 este médico realizó unas 400 opera­ciones, desde amputaciones, extracciones de tumores, cáncer, hasta operaciones en los ojos, oídos y garganta. Todas las operaciones fue­ron conducidas bajo anestesia mental solamente. Este doctor Hindú me informó que la mortalidad postoperatoria de estos pacientes era extremadamente baja, ya que sólo murieron de un dos a tres por cien­to. Los pacientes no sintieron dolor y no ocurrieron muertes durante las operaciones. Este médico sugestionaba a la mente subconsciente de todos sus pacientes, que estaban en estado hipnótico; las heridas no se infectaban ni desarrollaban condiciones desfavorables postopera­torias. Usted debe recordar que antes de Luis Pasteur, Joseph Lister y otros habían identificado la infección como causada por virus y ya habían apuntado el origen de las enfermedades bacteriales causados por instrumentos no esterilizados y a organismos virulentos del am­biente.

Este cirujano Hindú decía que la razón de la baja mortalidad y la ausencia general de infección se redujo a un mínimo, debida indu­dablemente, ala sugestión que este médico ejercía sobre la mente sub­consciente de sus pacientes. Ellos respondieron de acuerdo con la na­turaleza de esta sugestión.

Es simplemente bello, cuando usted piensa que hace ciento vein­ticinco años un cirujano descubrió los maravillosos poderes de trabajo de la mente subconsciente. Podrá ser para usted una suerte, una clase muy especial de mística cuando usted por un momento se de­tiene y piensa en los poderes trascendentales de su mente subcons­ciente? . Considere el fenómeno de la percepción extrasensorial, por ejemplo, la clarividencia, la independencia del tiempo y el espacio, la capacidad para no sufrir dolor, la capacidad para obtener respuesta a todos los problemas, cualquier otro fenómeno de este mismo tipo. Todos éstos y muchos más revelan que hay un poder y una inteligen­cia dentro de usted que trasciende el intelecto y que causa y produce maravillas. Todas estas experiencias producen regocijo y fé en el po­der de la mente del subconsciente que trabaja.

EL CONSCIENTE ES EL LIBRO DE SU VIDA

Cualquier pensamiento, creencia, opinión, teoría o dogma que usted escribe, o imprime en su mente subconsciente, usted debe expe­rimentarlos como las manifestaciones subjetivas de circunstancias, condiciones y eventos. Lo que usted escribe en la parte interna lo ex­perimentará en el exterior. Usted tiene dos lados en la vida: objetivo subjetivo, visible e invisible pensamiento y manifestación del mismo.

Su pensamiento es recibido en su cerebro que es el órgano de la mente que razona consciente. Cuando su consciente o mente objetiva acepta el pensamiento completamente es enviado al plexo solar llama­do el cerebro de su mente donde comienza a manifestarse en forma de experiencias.

Tal como se había resumido anteriormente, su mente subcons­ciente no discute. Actúa solamente de acuerdo a lo que usted escribe en ella. Acepta su veredicto o las conclusiones de su mente conscien­te como finales y determinantes. Esta es la razón por la cual usted siempre estará escribiendo en el libro de la vida, debido a que sus pen­samientos se convierten en experiencias propias.

El ensayista americano Ralph Waldo Emerson, dijo “el hombre es lo que piensa todo el día”.

LO QUE SE IMPRIME EN EL SUBCONSCIENTE SE MANIFIESTA EXTERIORMENTE

William James, el padre de la psicología americana, dijo que el poder de mover al mundo está en la mente subconsciente. Su mente subconsciente es una mente con infinita inteligencia y sabiduría infi­nita. Se alimenta de pequeños resortes ocultos y es llamada la ley de la vida.

Se deberá por tanto imprimir siempre en el subconsciente ideas correctas y pensamientos constructivos.

La razón por la cual hay tanto caos y miseria en el mundo, es debido a que la gente no entiende la interacción, la relación del cons­ciente con el inconsciente. Cuando estos dos principios trabajan de a-cuerdo, en paz y de manera sincronizada, usted encontrará salud, belleza, felicidad, paz y entendimiento. Tenga la segundad que no exis­te enfermedad, ni discordia cuando estas dos mentes trabajan armo­niosamente y en paz.

Abrieron la tumba de Hermes con gran expectativa y sensación, pues siempre se creyó que contenía grandes secretos. No había tales misterios. El secreto fue así: tal como está dentro así será afuera; tal como está arriba así será abajo.

En otras palabras, todo aquello que está impreso en el subcons­ciente suyo está expresado en el espacio. La misma verdad fue procla­mada por Moisés, Isaías, Jesús, Buda, Laotse y todos los iluminados de todas las épocas y religiones. Cualquier cosa que usted sienta co­mo verdadera subjetivamente se expresa como condición, experien­cia y evento. La moción y la emoción deben encontrarse en equilibrio.

Descubrirá, observando usted k naturaleza una ley de te acción y la reacción; del reposo y el movimiento. Estas dos deben estar ba­lanceadas para obtener la armonía y el equilibrio para permitir qvt el principio de la vida fluya a través de usted, rítmica y armoniosa­mente. Las entradas y las salidas deben ser iguales. La impresión y la expresión deben ser iguales. Toda frustración es debida a un deseo no realizado. Esto, a pesar de que las teorías freudianas han sido revaluadas en gran parte, aún existen muchos sicólogos experimentales que sostienen estas tesis.

Si usted piensa negativa, destructiva y viciosamente, sus pensa­mientos generarán emociones destructivas y para darles una salida de­berán ser expresadas o manifestadas. Estas emociones al ser de natura­leza negativa frecuente, se manifestarán en úlceras, en trastornos car­díacos, tensión o angustia.

Ahora yo le pregunto: ¿Cuál es la idea que usted tiene de usted mismo? Tenga en cuenta que su vitalidad, su cuerpo, su estado fi­nanciero, sus amigos,.su estado social, representan un reflejo perfecto, una proyección de la idea que usted tiene de usted mismo y es el verdadero significado impreso en su mente subconsciente manifesta­da en todas las fase* de su vida.

Nosotros nos herimos a nosotros mismos por culpa de las ideas negativas que consideramos. Cuántas veces se ha herido usted mismo al ponerse bravo, al temer, al estar celoso ó vengativo7 Estos son los venenos que entran en su mente subconsciente. Usted no nació con estas actitudes negativas. Alimente su mente subconsciente con pen­samientos que traigan vida y podrá borrar todos los patrones negativos que encuentran dentro de usted. A medida que continúe hacien­do esto, todo el pasado será borrado y no habrá más recuerdos tristes, destructores, que minen su alegría.

EL SUBCONSCIENTE CURA UNA ENFERMEDAD MALIGNA EN LA PIEL

Voy a referir una curación personal como la evidencia más con­vincente para el más escéptico debido a los poderes curativos de la mente -subconsciente. Hace unos 40 anos, me pude curar un cáncer de piel por mis propios métodos. La terapia médica había fallado pa­ra evitar el crecimiento de este cáncer desarrollado progresivamente

Un sacerdote con profundo conocimiento psicológico refiriéndo­le sobre mi enfermedad quiso consolarme con el siguiente argumento: “Este reloj tiene fabricante, y el fabricante primero tuvo una idea en su mente antes-de que el reloj se convirtiera en una realidad objetiva, y si el reloj se dañaba este fabricante podía arreglarlo”. Mi amigo me recordaba que la inteligencia subconsciente que había creado mi cuerpo era como el fabricante del reloj y que él también conocía exacta­mente cómo curarlo, cómo restaurarlo y dirigir las funciones vitales y los procesos de mi cuerpo, pero que debería proveer la guía de la salud. Y esto actuaría como una causa y el efecto seria la curación

Entonces, yo inicié la sencilla oración siguiente “Mi cuerpo y todos mis órganos fueron creados por la infinita inteligencia de mi mente subconsciente. Yo sé como curarme. Su sabiduría hizo mis órganos, mis tejidos, mis músculos y mis huesos. Esta curación infinita está presente dentro de mí, está transformando cada átomo de mi ser, haciéndome a mí como un todo más perfecto. Estoy agradecido por la curación que está realizándose. Maravillosas cosas de inteligencia creativa están pasando dentro de mí”

Recé en esta forma durante 5 minutos, dos o tres veces al día, repitiendo las mismas frases, tres meses después, mi piel se había cu­rado completamente.

Como usted puede ver, todo lo que hice fué darle modelos vivi­ficantes de totalidad, belleza y perfección a mi mente subconsciente, desechando las imágenes negativas y los patrones de pensamiento ani­dados en mi subconsciente causantes de todos mis problemas. Nada existe en su cuerpo excepto el equivalente mental; el día que usted cambie su mente, redirigiéndola con afirmaciones usted cambiará su cuerpo. Esta es la base de todas las curaciones.

COMO EL SUBCONSCIENTE CONTROLA TODAS LAS FUNCIONES DEL CUERPO

Cuando usted está despierto ó dormido, su mente subconscien­te se halla en actividad incesante, controlando todas las funciones vi­tales de su cuerpo sin necesitar la ayuda de su mente consciente. Por ejemplo cuando usted está dormido, su corazón continúa contrayén­dose y sus pulmones no descansan en el proceso de inhalación y ex­halación continua. Así que su sangre absorbe oxígeno y actúa lo mis­mo que estando despierto. El subconsciente controla los procesos di­gestivos y glandulares así como las misteriosas operaciones del cuerpo. El pelo continúa creciendo así usted esté dormido o despierto. Los científicos le dicen a usted que la piel segrega mucho más sudor du­rante el sueño que estando despierto. Sus ojos, sus oídos y sus senti­dos están activos durante el sueño. Por ejemplo, muchos de nuestros grandes científicos han recibido respuestas durante su sueño a pro­blemas que nos dejaría perplejos. Ellos encontraron las respuestas cuando sonaban.

Muy a menudo, la mente consciente interfiere con el ritmo nor­mal del corazón, pulmones y el funcionamiento del estómago, los in­testinos, por preocupación, angustia, miedo o depresión. Estos patro­nes de pensamiento interfieren con el funcionamiento armonioso de una mente subconsciente. Cuando se está mentalmente enfermo, el procedimiento mejor es relajarse, abandonarse, abstraerse, despreocu­parse. Hable entonces a su mente subconsciente ordenándole paz, ar­monía y orden, y ya verá como todas las funciones de su cuerpo se volverán normales de nuevo. Pero debe hablar a su mente subconsciente con autoridad y convicción; ésta le obedecerá.

Su subconsciente busca preservar su vida y restaurar la salud a cualquier precio. Esto hace que usted ame a sus hijos, lo cual tam­bién ilustra el deseo instintivo de preservar la vida.

¿COMO HACER PARA QUE EL SUBCONSCIENTE SUYO TRABAJE PARA USTED?

Parta de un principio que repetiré centenares de veces: Su men­te subconsciente siempre está trabajando, activa noche y día, mien­tras usted trabaje o esté en reposo. Aceptamos que el subconsciente es el creador de su cuerpo, pero usted no puede oír conscientemente el silencio o un proceso silencioso. También sus negocios tienen que ver con la mente consciente y no con la inconsciente. Mantenga la mente consciente ocupada con las perspectivas de lo mejor, y esté seguro de que sus pensamientos están basados en amor, en verdad, en justicia, en buenas obras. Comience ahora a cuidar su mente conscien­te, sabiendo en su corazón y en su alma que su mente subconsciente está siempre reproduciendo y manifestándose de acuerdo con su pen­samiento habitual.

Del mismo modo como el agua ocupa el lugar del recipiente que la contiene, el principio de la vida que existe en usted fluye a través de usted, de acuerdo con la naturaleza de sus pensamientos con la ayuda y presencia curativa de su subconsciente brindándole armonía, sa­lud, paz, abundancia y felicidad.

Hágase a la idea de que usted no está solo, que hay una inteli­gencia viviente, una compañía amorosa en su vida. Crea firmemente que está continuamente fluyendo a través suyo, vivificándole, inspi­rándole y haciéndole próspero. Responderá exactamente de esa ma­nera. Esto será un hecho pero sólo en la medida que usted lo crea.

EL PRINCIPIO DE CURACIÓN SUBCONSCIENTE RESTAURA NERVIOS ÓPTICOS ATROFIADOS

Existe un conocido caso suficientemente comprobado: el de Madame Bire de Francia, registrado en los archivos del departamento médico de Lourdes en Francia. Ella visitó Lourdes, siendo ciega, con nervios ópticos atrofiados e inútiles. Obtuvo lo que se ha dado en lla­mar una curación milagrosa. Ruth Cranston, una joven que investigó y escribió acerca de la curación de Lourdes en la revista MacCall’s de Noviembre 1955, escribe acerca de Madame Bire, como sigue: “En Lourdes ella recobró la vista de una manera increíble, con los nervios ópticos aún sin vida y con los testimonios de los médicos después de repetidas observaciones que sus mecanismos de visión se habían res­taurado en su totalidad y eran normales. Desde el punto de vista mé­dico, ella estaba viviendo con unos “ojos muertos”. Yo he visitado a Lourdes varias veces y he podido observar curaciones. No hay duda de que en otros santuarios del mundo ya sean cristianos o no, también suceden. En el capítulo siguiente explicaremos algunos.

Madame Bire a la cual me refería, no se curó por la acción mila­grosa de unas aguas; se curó por medio de su mente subconsciente res­pondiendo a su creencia. El principio de curación dentro de ella, den­tro de su mente subconsciente, respondió a la naturaleza de su pensa­miento. La creencia es un pensamiento de la mente subconsciente. Sig­nifica aceptar algo como verdad. El pensamiento aceptado se ejecuta automáticamente. Indudablemente Madame Bire con una gran fé y con el convencimiento de que ella recibiría la curación. Su mente subconsciente respondió de acuerdo con esto liberando las fuerzas curativas.

COMO LLEVAR LA IDEA DE LA SALUD PERFECTA A SU MENTE SUBCONSCIENTE

Conocí en Sudáfrica a un sacerdote quien me comentó el méto­do utilizado por él para llevar la idea de la salud perfecta al subcons­ciente. El padecía un cáncer de pulmón. Su técnica, tal como él me la había dado, de su propio puño y letra decía así: “varias veces al día me aseguro de estar totalmente relajado mental y físicamente. Rela­jo mi cuerpo hablan dolé en la siguiente forma: “mis pies están relaja­dos, mis rodillas están relajadas, mis piernas están relajadas, mis mús­culos abdominales están relajados, mi corazón y mis pulmones están relajados, mi cabeza está relajada, mi totalidad está completamente relajada. Después de 5 minutos me siento adormilado y digo la siguien­te verdad: “Una divina perfección se expresa ahora a través de mí. La idea de la salud perfecta llena mi mente subconsciente. La imagen que Dios tiene de mí es una imagen perfecta y mi subconsciente re­crea de nuevo mi cuerpo de acuerdo con la imagen perfecta que tengo en la mente de Dios”.

Este sacerdote se curó de manera sorprendente. Este ejemplo es un modelo simple para llevar la idea de la salud perfecta a la mente subconsciente. Otra manera de llevar la idea de salud a la mente sub­consciente es a través de una imaginación disciplinada o científica. Le conté a un hombre afectado por una parálisis funcional, que hicie­ra «1 esfuerzo mental de verse caminando en su oficina, tocando el es­critorio, contestando el teléfono y haciendo todas las cosas que ordi­nariamente haría si estuviera sane. Expliqué a esta persona la idea de tener una imagen mental y salud perfecta aceptadas por su mente sub­consciente.

El vivió este rol imaginario, se figuró estar en la oficina, sabia que estaba dándole trabajo a su mente subconsciente para que está pudiera entrar en acción. Su mente subconsciente era como la pelícu­la que él estaba imprimiendo. Un día después de varias semanas de frecuente acondicionamiento de la mente, para esta película mental, sonó varias veces el teléfono, mientras su esposa y enfermera se en­contraban fuera de casa. El teléfono estaba a unos cuatro metros, pero él se las arregló para contestar. Una hora después estaba curado. El poder de curación de su subconsciente, respondió a la imagen mental y la curación no se hizo esperar.

Este hombre tenía un bloqueo mental causado por los impulsos del cerebro, inmovilizándole sus piernas y es así como él dijo estar impedido para caminar. Cuando modificó su obsesión interna, se pro­dujo una liberación del bloqueo creado erróneamente obstaculizando su poder interno y así le permitió caminar.

REPASO DE LO LEÍDO EN EL CAPITULO ANTERIOR. IDEAS QUE SE DEBEN RECORDAR

1. Su mente subconsciente controla todos los procesos vitales de su cuerpo y conoce las respuestas a todos los problemas.

2. Antes de irse a dormir, haga un requerimiento específico al sub­consciente tratando de probar el poder de trabajo milagroso del subconsciente suyo en usted mismo.

3. Cualquier cosa que usted imprima en su mente subconsciente, se proyecta en la pantalla del espacio como acontecimientos y experiencias. Por lo tanto usted debe escoger cuidadosamente las mejores ideas y los pensamientos que alimentan y consideran su mente consciente, desechando las ideas nocivas, las destructo­ras de la paz interior y del amor.

4. La ley de la acción y la reacción es universal. Su pensamiento es acción, y la reacción es la respuesta automática de su mente sub­consciente a su pensamiento. Cuidado con sus pensamientos!

5. Toda frustración se debe a deseos no cumplidos. Si usted fija demasiado su atención y comenta frecuentemente los obstáculos, las demoras v las dificultades, su mente subconsciente forma­ra un muro de contención y bloqueará su propia felicidad y paz del espíritu.

El principio de la vida correrá a través de usted rítmica y armo­niosamente si usted afirma conscientemente: “Estoy seguro que el poder subconsciente que me da este deseo, se está llenando dentro de mí”. Esto disolverá sus conflictos. Usted llegara a interferir el ritmo normal de su corazón, de sus pulmones, de sus órganos si usted alimenta preocupación, an­gustia y miedo. Alimente su subconsciente con pensamientos de armonía, salud y-paz y todas las funciones de su organismo se normalizarán de nuevo.

Guarde y mantenga su mente subconsciente ocupada con la es­peranza de lo mejor, y su subconsciente reproducirá de manera fiel su pensamiento habitual.

Imagine un final feliz o una solución afortunada a su problema; sienta la emoción de lograr algo y lo que usted se imagina y siente, será aceptado y lo logrará con su mente subconsciente.

Quieres aprender a comunicarte con tu subconsciente. Asiste a nuestras terapias, cursos y talleres: www.felizefectivo.com, envianos un correo a info@felizefectivo.com

Te amo

“Te amo” – dijo el principito…

-“Yo también te quiero” – dijo la rosa.
-“No es lo mismo” – respondió él…
“Querer es tomar posesión de algo, de alguien. Es buscar en los demás eso que llena las expectativas personales de afecto, de compañía…
Querer es hacer nuestro lo que no nos pertenece, es adueñarnos o desear algo para completarnos, porque en algún punto nos reconocemos carentes.
Querer es esperar, es apegarse a las cosas y a las personas desde nuestras necesidades. Entonces, cuando no tenemos reciprocidad hay sufrimiento. Cuando el “bien” querido no nos corresponde, nos sentimos frustrados y decepcionados.
Si quiero a alguien, tengo expectativas, espero algo. Si la otra persona no me da lo que espero, sufro. El problema es que hay una mayor probabilidad de que la otra persona tenga otras motivaciones, pues todos somos muy diferentes. Cada ser humano es un universo.

Amar es desear lo mejor para el otro, aún cuando tenga motivaciones muy distintas.

Amar es permitir que seas feliz, aún cuando tu camino sea diferente al mío. Es un sentimiento desinteresado que nace en un donarse, es darse por completo desde el corazón. Por esto, el amor nunca será causa de sufrimiento.
Cuando una persona dice que ha sufrido por Amor, en realidad ha sufrido por querer, no por amar. Se sufre por apegos. Si realmente se ama, no puede sufrir, pues nada ha esperado del otro.

Cuando amamos nos entregamos sin pedir nada a cambio, por el simple y puro placer de dar.

Pero es cierto también que esta entrega, este darse, desinteresado, solo se da en el conocimiento. Solo podemos amar lo que conocemos, porque amar implica tirarse al vacío, confiar la vida y el alma.
Y conocerse es justamente saber de ti mismo, de tus alegrías, de tu Paz, pero también de tus enojos, de tus luchas, de tus errores. Porque el Amor trasciende el enojo, la lucha, el error y no es solo para momentos de alegría.
Amar es la confianza plena de que pase lo que pase vas a estar, no porque me debas nada, no con posesión egoísta, sino estar, en silenciosa compañía.

Amar es saber que no te cambia el tiempo, ni las tempestades, ni mis inviernos.

Amar es darte un lugar en mi corazón para que te quedes como padre, madre, hermano, hijo, amigo y saber que en el tuyo hay un lugar para mí.
Dar Amor no agota el Amor, por el contrario, lo aumenta. La manera de devolver tanto Amor, es abrir el Corazón y dejarse Amar.”
-“ Ya entendí ” – dijo la rosa.

-“No lo entiendas, vívelo” -dijo el principito.

Fuente: Antoine de Saint-Exupéry – Ricardo Eiriz

Alegria: La felicidad que suerge del interior.

QUÉ ES LA FELICIDAD?

La felicidad no tiene nada que ver con el triunfo; la felicidad no tiene nada que ver con la ambición;  la felicidad no tiene nada que ver con el dinero, ni  el poder ni el prestigio. La felicidad está relacionada con tu consciencia, no con tu carácter.

Depende de ti

Depende de ti, de tu estado de consciencia o inconsciencia, de si estás dormido o despierto. Murphy tiene una famosa frase. Dice que existen dos tipos de personas: las que siempre dividen a la humanidad en dos tipos y las que no dividen en absoluto a la humanidad. Yo formo parte del primer tipo: la humanidad puede dividirse en dos tipos, los que duermen y los que están despiertos y, por supuesto, un pequeño grupo entre medias.

La felicidad dependerá de dónde estés en tu consciencia. Si estás dormido, el placer es la felicidad. El placer significa la sensación, intentar alcanzar por mediación del cuerpo algo que no se puede alcanzar por mediación del cuerpo, obligar al cuerpo a alcanzar algo de lo que no es capaz. Las personas intentan, por todos los medios posibles, alcanzar la felicidad por mediación del cuerpo.

El cuerpo solo puede proporcionar placeres pasajeros, y cada placer se equilibra con el dolor, en el mismo grado, en la misma medida. A cada placer le sigue lo opuesto, porque el cuerpo existe en el mundo de la dualidad, igual que la noche sigue al día y la vida sigue a la muerte y la muerte sigue a la vida, en un círculo vicioso. Al placer lo seguirá el dolor, y al dolor lo seguirá el placer. Pero nunca estarás tranquilo. Cuando te encuentres en un estado de placer tendrás miedo de perderlo, y ese miedo lo emponzoñará. Y, naturalmente, cuando estés perdido en medio del dolor, sufrirás y harás todos los esfuerzos posibles para salir de él, y volverás a caer en lo mismo.

Buda lo llama la rueda del nacimiento y de la muerte. Nosotros nos movemos con esa rueda, aferrados a ella… y la rue-da continúa moviéndose. A veces se presenta el placer y otras veces se presenta el dolor, pero estamos aplastados entre esas dos rocas.

Pero la persona adormilada no conoce nada más. Solo conoce unas cuantas sensaciones del cuerpo: la comida, el sexo… Ese es su mundo. Si reprime el sexo se hace adicta a la comida; si reprime la comida se hace adicta al sexo. La energía se mueve como un péndulo. Y lo que se llama placer es, como mucho, simple alivio de un estado de tensión.

La energía sexual se recoge, se acumula; te pones tenso y deseas relajar esa tensión. Para quien está dormido, el sexo no es sino un alivio, como un buen estornudo. No produce más que cierto alivio: había tensión, y ha desaparecido. Pero vol-verá a acumularse. La comida solo te proporciona cierto gusto en la lengua; no es mucho por lo que vivir. Pero muchas personas viven únicamente para comer; pocas personas comen para vivir.

La historia de Colón es muy conocida. Fue un largo viaje. No vieron sino agua durante tres meses. Un día, Colón miró al horizonte y vio árboles. Si pensáis en lo contento que se puso al ver árboles, imaginaos cómo se puso su perro.

Ese es el mundo del placer. Al perro se le puede perdonar, pero a ti no.

En su primera cita, un chico, pensando en alguna forma de divertirse, le preguntó a la chica si quería ir a jugar a los bolos. Ella contestó que no le gustaban los bolos. Después el chico propuso que fueran a ver una película, pero ella contestó que no le gustaba el cine. Mientras intentaba pensar en otra cosa le ofreció un cigarrillo, que la chica rechazó. Después le preguntó si quería ir a bailar y tomar copas a la nueva discoteca. Ella volvió a rechazar la propuesta, diciendo que no le gustaban esas
cosas.

Desesperado, le preguntó si quería ir a su apartamento a pasar la noche haciendo el amor. Para su sorpresa, la chica accedió de buena gana, lo besó apasionadamente y dijo: «¿Lo ves? No hacen falta esas cosas para divertirse».

Lo que llamamos «felicidad» depende de la persona. Para la persona dormida, las sensaciones placenteras son la felicidad. La persona dormida vive cambiando de un placer a otro. Se precipita de una sensación a otra. Vive para las pequeñas emociones; lleva una vida muy superficial. No tiene profundidad, no tiene calidad. Vive en el mundo de la cantidad.

También hay personas que están entre medias, ni dormidas ni despiertas, que viven en un limbo, un poquito dormidas y un poquito despiertas. A veces se puede tener esa experiencia a primera hora de la mañana: todavía adormilado, pero sin que puedas decir que estás dormido porque oyes los ruidos de la casa, a tu pareja preparando el café, el ruido de la cafetera o de los niños preparándose para el colegio. Oyes todo eso, pero aún no estás despierto. Esos ruidos te llegan vagamente, débiles, como si hubiera una gran distancia entre tú y lo que ocurre a tu alrededor. Tienes la sensación de que forma parte de un sueño. No forma parte de un sueño, pero tú te encuentras en un estado intermedio.

Lo mismo ocurre cuando empiezas a meditar. Quien no medita duerme, sueña; quien medita empieza a alejarse del sueño y a dirigirse al despertar, en un estado transitorio. Entonces la felicidad tiene un sentido completamente distinto: tiene más de calidad y menos de cantidad; es algo más psicológico, menos fisiológico. Quien medita disfruta más de la música, disfruta más de la poesía, disfruta creando algo. Esas personas disfrutan de la naturaleza, de su belleza. Disfrutan del silencio, disfrutan de lo que nunca habían disfrutado antes, y eso es mucho más duradero. Incluso si se para la música, algo persiste.

Y no es un alivio. La diferencia entre el placer y esta clase de felicidad consiste en que no es un alivio, sino un enriquecimiento. Te sientes más pleno, empiezas a desbordarte. Al escuchar buena música, algo estalla en tu ser, surge una armonía en ti: te haces música. O, al bailar, de pronto te olvidas de tu cuerpo; tu cuerpo es ingrávido. La gravedad pierde su poder sobre ti. De repente te encuentras en otro espacio: el ego no es tan sólido, el bailarín se funde y se fusiona con la danza.

Esto es mucho más elevado, mucho más profundo que el placer que se obtiene de la comida o del sexo. Esto es algo profundo, pero no lo supremo. Lo supremo solo ocurre cuando estás plenamente despierto, cuando eres un Buda, cuando ha desaparecido todo el sueño, cuando todo tu ser está lleno de luz, cuando no hay oscuridad en tu interior. Toda la oscuridad ha desaparecido y, junto con la oscuridad, el ego. Han desaparecido todas las tensiones, las angustias, las ansias. Te encuentras en un estado de absoluta satisfacción. Vives en el presente; se acabaron el pasado y el futuro. Estás por completo aquí. Este momento lo es todo. Ahora es el único tiempo y aquí es el único espacio. Y de repente el cielo desciende sobre ti.

Eso es la dicha. Eso es la verdadera felicidad.

Busca la dicha; es tu derecho inalienable. No sigas perdido en la jungla de los placeres; elévate un poco. Ve en busca de la felicidad y después de la dicha. El placer es animal; la felicidad es humana; la dicha, divina. El placer te ata, es una esclavitud, te encadena. La felicidad te afloja un poco la cuerda, te da un poco de libertad, pero solo un poco. La dicha es la libertad absoluta. Empiezas a avanzar hacia arriba; te da alas. Dejas de formar parte de la grosera tierra; pasas a formar parte del cielo. Te conviertes en luz, en alegría.

El placer depende de los demás. La felicidad no depende de otros, pero de todos modos es algo distinto de ti. La dicha no depende de nada, ni es nada distinto de ti; es tu ser mismo, es tu naturaleza misma.

Buda Gautama dice: «Existe el placer y existe la dicha. Renuncia a lo primero para poseer lo segundo».
Medita sobre esto lo más profundamente posible, porque contiene una de las verdades más fundamentales. Hay que comprender estas cuatro palabras, reflexionar sobre ellas. La primera es placer, la segunda, felicidad, la tercera, alegría, y la cuarta es dicha.

El placer es algo físico, fisiológico. El placer es lo superficial de la vida, la excitación. Puede ser sexual o de otros sentidos; puede convertirse en obsesión con la comida, pero está arraigado en el cuerpo. El cuerpo es tu periferia, tu circunferencia, no tu centro. Y vivir en la circunferencia significa vivir a merced de toda clase de cosas que suceden a tu alrededor. Quien busque el placer quedará a merced de la casualidad. Ocurre como con las olas del mar: están a merced de los vientos. Cuando soplan vientos fuertes, aparecen las olas; cuando desaparecen los vientos, desaparecen las olas. No tienen una existencia independiente, son dependientes, y todo lo que depende de algo exterior supone esclavitud.

El placer depende del otro. Si amas a una mujer, si ese es tu placer, esa mujer se convierte en tu dueña. Si amas a un hombre, si ese es tu placer y te sientes desgraciada y desesperada sin él, has creado tu propia esclavitud. Has creado una prisión; ya no eres libre. Si vas en pos del dinero y del poder, dependerás del dinero y del poder. Quien se dedica a acumular dinero, si su placer consiste en tener cada día más dinero, será cada día desgraciado, porque cuanto más tiene, más quiere, y cuanto más tiene, más miedo tiene de perderlo.

Es una espada de doble filo: querer más es el primer filo de la espada. Cuanto más exiges, cuanto más deseas, cuanto más sientes que te falta algo, más vacío y hueco te sientes. Y el otro filo de la espada es que cuanto más tienes, más temes que te lo quiten. Te lo pueden robar. El banco puede ir a la bancarrota, puede cambiar la situación política del país, hacerse comunista… Hay mil cosas de las que depende tu dinero. Tu dinero no te hace amo, sino esclavo.

El placer es algo periférico; por consiguiente, te hará depender de las circunstancias externas. Y es simple excitación. Si la comida es un placer, ¿de qué se disfruta realmente? Solo del gusto… y eso unos momentos, cuando la comida llega a las papilas gustativas y notas una sensación que interpretas como placer. Es una interpretación tuya. Hoy puede parecerte un placer y mañana no. Si sigues comiendo la misma cantidad todos los días, las papilas gustativas dejarán de responder a la comida, y dentro de poco estarás harto.

Así es como nos hartamos de las cosas: un día corres tras un hombre o una mujer y al día siguiente intentas encontrar excusas para librarte de esa persona. Es la misma persona; nada ha cambiado. ¿Qué ha pasado entretanto? Te has aburrido del otro, porque el placer consistía en explorar lo nuevo. Resulta que el otro ya no es nuevo; ya te has familiarizado con su territorio. Te has familiarizado con el cuerpo del otro, con las curvas de su cuerpo, con la sensación que te produce su cuerpo.

Y la mente ansía algo nuevo.

La mente siempre ansía algo nuevo. Así es como la mente te mantiene siempre atado a algo futuro. Te mantiene en un es-tado de espera, pero nunca te lleva los productos, porque no puede. Solo puede crear nuevas esperanzas, nuevos deseos.

Las hojas crecen en los árboles del mismo modo que los deseos y las esperanzas crecen en la mente. Querías una casa nueva y ya la tienes; ¿dónde está el placer? La disfrutaste unos momentos, cuando conseguiste tu objetivo. Una vez conseguido a la mente deja de interesarle y ya ha empezado a tender nuevas telarañas de deseo. Ya ha empezado a pensar en otras casas, más grandes. Y eso es lo que pasa con todo.

El placer te crea un estado de deseo permanente, de inquietud, una agitación continua. Hay múltiples deseos, todos y cada uno de ellos insaciables, que reclaman toda tu atención. Te conviertes en víctima de una multitud de deseos enloquecedores —enloquecedores porque no se pueden cumplir—, que te
llevan de acá para allá. Tú mismo te conviertes en una contradicción. Un deseo te lleva hacia la izquierda, otro hacia la derecha, y alimentas ambos deseos al mismo tiempo. Y entonces te sientes dividido, escindido, desgarrado. Te sientes hecho pedazos. Nadie sino tú es responsable; es la estupidez del deseo de placer lo que crea esta situación.

Y es un fenómeno complejo. No eres tú el único que busca el placer; millones de personas buscan los mismos placeres. Por eso existe una gran lucha, la competición, la violencia, la guerra. Todos son enemigos entre sí, porque todos tienen el mismo objetivo y no todos pueden conseguirlo. De ahí que la lucha sea tremenda, porque hay que arriesgarlo todo, y por nada, ya que, cuando ganas, no ganas nada. Malgastas tu vida entera en esa lucha. Una vida que podría haber sido una fiesta se convierte en una lucha prolongada, inútil.

Cuando vas buscando el placer no puedes amar, porque la persona que va buscando el placer utiliza al otro como medio. Y utilizar al otro como medio es una de las acciones más inmorales, porque cada ser es un fin en sí mismo, y no un medio. Pero cuando buscas el placer tienes que utilizar al otro como medio. Te haces astuto, porque la lucha es tremenda. Si no eres astuto te engañarán, y antes de que los demás te engañen, tú tienes que engañarlos a ellos.

Ya advertía Maquiavelo a los buscadores del placer que la mejor forma de defensa es el ataque. No hay que esperar a que el otro ataque; podría ser demasiado tarde. Antes de eso, atácalo tú. Esa es la mejor forma de defensa. Y es un consejo que se sigue, tanto si se conoce a Maquiavelo como si no.

Es muy extraño. La gente conoce a Jesucristo, a Buda, a Mahoma, a Krisna, pero nadie los sigue. La gente no sabe gran cosa de Maquiavelo, pero a él sí lo siguen, como si tuviera mucha importancia para ellos. No hace falta que lo leáis; simplemente lo seguís. Vuestra sociedad está basada en los principios maquiavélicos; en eso consiste el juego político. Antes de que alguien te quite algo, quítaselo tú. Tienes que estar siempre en guardia. Naturalmente, si estás siempre en guardia, te sentirás tenso, angustiado, preocupado. Todo el mundo está en tu contra y tú estás en contra de todo el mundo.

De modo que el placer no es ni puede ser la meta de la vida.

La segunda palabra que hay que comprender es la felicidad. El placer es algo fisiológico; la felicidad es algo psicológico. La felicidad es un poco mejor, algo un poco más refinado, un poco más elevado… pero no muy distinto del placer. Podría decirse que el placer es una clase más baja de felicidad y que la felicidad es una clase más elevada de placer: las dos caras de la misma moneda. El placer es un poco primitivo, animal; la felicidad es un poco más refinada, un poco más humana, pero es el mismo juego que se juega en el mundo de la mente. No te preocupas tanto de las sensaciones fisiológicas como de las sensaciones psicológicas, pero no existe diferencia en lo fundamental.

La tercera es la alegría: la alegría es algo espiritual. Es algo distinto, completamente distinto del placer y de la felicidad. No tiene nada que ver con lo externo, con el otro; es un fenómeno interno. La alegría no depende de las circunstancias; es algo tuyo. No es una excitación producida por las cosas; se trata de un estado de paz, de silencio, un estado meditativo. Es espiritual.

Pero Buda tampoco habla de la alegría, porque existe otra cosa que va más allá de la alegría. Él lo llama dicha. La dicha es algo absoluto. No es algo fisiológico, ni psicológico ni espiritual. No sabe de divisiones; es indivisible. Es absoluta en un sentido y trascendente en otro. Buda solo emplea dos palabras en esta frase. La primera es el placer, que incluye la felicidad. La segunda es la dicha, que incluye la alegría.

La dicha significa alcanzar el núcleo más profundo de tu ser. Se encuentra en las profundidades últimas de tu ser, donde ni siquiera el ego existe, donde reina el silencio: tú has desaparecido. En la alegría existes un poco, pero en la dicha dejas de existir. Se ha disuelto el ego; es un estado de no ser.
Buda lo llama nirvana. El nirvana significa dejar de ser, ser un vacío infinito como el cielo. Y en el momento en que eres el infinito, te inundas de estrellas e inicias una vida completamente nueva.

Renaces.

El placer es algo momentáneo, algo que pertenece a la esfera del tiempo, es algo «de momento». La dicha es intemporal, atemporal. El placer comienza y termina; la dicha ni va ni viene: está ya en el núcleo más profundo de tu ser. El placer hay que arrancárselo a otro: o eres mendigo o eres ladrón. La dicha te hace el amo.

La dicha no es algo que te inventas, sino algo que descubres. La dicha es tu naturaleza más íntima. Estaba allí desde el principio, pero tú no te habías fijado. No te has dado cuenta porque no miras hacia dentro.

Esa es la única desgracia del ser humano, que solo mira hacia fuera, siempre en busca y en pos de algo. Y no se puede encontrar en el exterior porque no está allí.

Una tarde, Rabiya —una famosa mística sufí— estaba buscando algo en la calle, junto a su pequeña choza. Se estaba poniendo el sol y la oscuridad descendía poco a poco. La gente fue congregándose, y le preguntaron:

—¿Qué haces? ¿Qué se te ha perdido? ¿Qué estás buscando?

Ella contestó:

—Se me ha perdido la aguja.

La gente dijo:

—Se está poniendo el sol y va a resultar muy difícil encontrar la aguja, pero vamos a ayudarte. ¿Dónde se te ha caído exactamente? Porque la calle es grande y la aguja pequeña. Si sabemos exactamente dónde se ha caído resultará más fácil encontrarla.

Rabiya contestó:

—Más vale que no me preguntéis eso, porque en realidad no se ha caído en la calle, sino en mi casa.

La gente se echó a reír y dijo:

—¡Ya sabíamos que estabas un poco loca! Si la aguja se ha caído en tu casa, ¿por qué la estamos buscando en la calle?

Rabiya replicó:

—Por una razón tan sencilla como lógica: en la casa no hay luz y en la calle aún queda un poco de luz.
La gente volvió a reírse y se dispersaron. Rabiya los llamó y dijo:

—¡Escuchadme! Eso es lo que hacéis vosotros. Yo me limitaba a seguir vuestro ejemplo. Os empeñáis en buscar la dicha en el mundo exterior sin plantear la pregunta fundamental: «¿Dónde la has perdido?». Y yo os digo que la habéis perdido dentro. La buscáis fuera por la sencilla y lógica razón de que vuestros sentidos están abiertos hacia el exterior: hay un poco más de luz. Vuestros ojos miran hacia fuera, vuestros oídos escuchan hacia fuera, vuestras manos se tienden hacia fuera; por eso estáis buscando fuera. Por lo demás os aseguro que no la habéis perdido ahí, y lo digo por experiencia propia. Yo también he buscado fuera durante muchas, muchas vidas, y el día que miré dentro me llevé una sorpresa. No hacía falta buscar y registrar; siempre había estado dentro.

La dicha es tu núcleo más íntimo. El placer se lo tienes que pedir a otros, y naturalmente te haces dependiente. La dicha te hace el amo. La dicha no es algo que te ocurre; ya está ahí.

Buda dice: «Existe el placer y existe la dicha. Renuncia a lo primero para poseer lo segundo». Deja de mirar hacia fuera. Mira hacia dentro, vuélvete hacia tu interior. Empieza a buscar y registrar en tu interior, en tu subjetividad. La dicha no es un objeto que se pueda encontrar en ninguna otra parte; es tu consciencia.

En Oriente siempre hemos definido la verdad suprema como Sat-Chit-Anand. Sat significa ‘verdad’, chit significa ‘consciencia’, y anand, ‘dicha’. Son tres aspectos de la misma realidad. Es la auténtica Trinidad, no Dios Padre, Dios Hijo, Jesucristo, y el Espíritu Santo; esa no es la verdadera Trinidad. La verdadera Trinidad es la verdad, la consciencia y la dicha. Y no son fenómenos distintos, sino una sola energía que se expresa de tres maneras, una energía con tres aspectos. De ahí que en Oriente digamos que Dios es trimurti, que tiene tres rostros. Esos son los verdaderos rostros, no Brama, Visnú y Mahesh, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo; esos nombres son para principiantes.

Verdad, consciencia, dicha: esas son las verdades absolutas. En primer lugar llega la verdad. En cuanto entras en ella, tomas conciencia de tu realidad eterna: el sat, la verdad. Al profundizar en tu realidad, en tu verdad, te darás cuenta de la consciencia, de una increíble consciencia. Todo es luz, nada es oscuridad. Todo es consciencia, nada inconsciencia. Eres simplemente una llama de la consciencia, sin siquiera una sombra de inconsciencia por ninguna parte. Y cuando profundizas aún más, el núcleo definitivo es la dicha, anand.

Buda dice: «Renuncia a todo lo que hasta ahora has considerado importante, significativo». Sacrifícalo todo para ese absoluto porque es lo único que te satisfará, que te llenará, que llevará la primavera a tu ser… y estallarás en miles de flores.

El placer te hará ir a la deriva. El placer te hará más astuto, pero no te proporcionará sabiduría. Te hará cada día más esclavo; no te proporcionará el reino de tu ser. Te hará cada día más calculador, te hará una persona más aprovechada. Te hará cada día más político, más diplomático. Empezarás a utilizar a las personas como medios. Eso es lo que hace la gente.

El marido le dice a la esposa: «Te quiero», pero en realidad simplemente la está utilizando. La esposa dice que quiere al marido, pero simplemente lo está utilizando. El marido puede estar utilizándola como objeto sexual y la esposa utilizándolo como seguridad económica. El placer hace a todos astutos, taimados. Y ser astuto supone perderse la dicha de ser inocente, perderse la dicha de ser niño.

En Lockheed necesitaban una pieza para un avión nuevo y enviaron un comunicado a todo el mundo para ver quién presentaba la mejor oferta. De Polonia les llegó una oferta de tres mil dólares.

Inglaterra se ofrecía a construir la pieza por seis mil dólares. Israel pedía nueve mil. Richardson, el ingeniero encargado de la construcción del nuevo avión, pensó que lo mejor era ir a cada uno de los países para averiguar el porqué de la disparidad de precios. El fabricante de Polonia le dijo: «Mil para los materiales, mil para la mano de obra, y mil para los gastos indirectos y unos pequeños beneficios».
En Inglaterra, Richardson revisó la pieza y descubrió que era casi tan buena como la fabricada en Polonia. Preguntó: «¿Por qué piden seis mil dólares?». El inglés se lo explicó: «Dos mil para los materiales, otros dos mil para la mano de obra y otros dos mil para los gastos y un pequeño beneficio».
En Israel, el representante de Lockheed tuvo que llegar hasta un callejón en el que había una pequeña tienda, donde vio a un viejecillo, el que había presentado la oferta de nueve mil dólares.

—¿Por qué pide tanto? —le preguntó.

—A ver —dijo el viejo judío—. Tres mil para usted, tres mil para mí y tres mil para los gilipollas de Polonia.

El dinero, el poder, el prestigio: todo eso contribuye a hacerte astuto. Busca el placer y perderás la inocencia, y perder la inocencia significa perderlo todo. Esto dice Jesucristo: sé como un niño, y solo así entrarás en el Reino de Dios. Y tiene razón. Pero quien anda en busca del placer no puede ser inocente como un niño. Tienes que ser muy listo, muy astuto, con mucha política; solo así puedes vencer en la competición a muerte que hay en todas partes. Todo el mundo está a la greña con todo el mundo, no vives entre amigos. El mundo no puede ser amable a menos que dejemos esa idea de la competitividad.

Pero desde el principio inculcamos al niño el veneno de la competitividad. Cuando acabe la universidad estará totalmente envenenado. Lo hemos hipnotizado con la idea de que tiene que luchar contra los demás, de que la vida es la supervivencia de los más aptos. Así la vida no puede ser una fiesta.

Si eres feliz a costa de la felicidad de otro… Y así es como puedes ser feliz; no hay otra manera. Si conoces a una mujer hermosa y consigues poseerla, se la habrás arrebatado a otro. Intentamos que las cosas parezcan lo más bonitas posible, pero eso es solo en la superficie. Los que han perdido en el juego se enfadarán, se pondrán furiosos. Esperarán una oportunidad para vengarse, y esa oportunidad se les presentará tarde o temprano.

Lo que posees en este mundo lo posees a costa de alguien, a costa del placer de otro. No hay otra manera. Si de verdad no deseas enemistarte con nadie en el mundo, debes abandonar la idea de la posesión. Utiliza lo que tengas a tu lado en el momento, pero no seas posesivo. No intentes reclamar que es tuyo. No hay nada que sea tuyo; todo pertenece a la existencia.

Fuente: Oshogulaab

Las 7 Fortalezas

Hoy les voy a hablar un poco de “Las 7 Fortalezas” y de su origen.

Las 7 Fortalezas es un paradigma que invita a transitar de la percepción de escasez, miedo y competición al de abundancia, amor y colaboración.

Portada Los panes y los peces

Salva Gálvez, la persona que ha creado esta metodología, nos explica cómo se “encontró” con la idea del método y cómo fue desarrollándolo a partir de escribir el libro “Los panes y los peces. La llave de un mundo de infinitas posibilidades”. Editado e impreso en 2009.

Él nos cuenta como en una época de crisis personal acudió a unos cursillos de cristiandad y hablando sobre el milagro de la multiplicación de los panes y los peces, se dio cuenta de que estaba ante un paradigma de generación de abundancia y un método para acompañar a otros a elevar sus estados y recursos para así desarrollar sus capacidades.

Estas son las 7 Fortalezas:

1ª) LA PLENITUD. “Somos seres plenos. La carencia es una construcción mental limitante”.

La plenitud es el punto de partida. La representa la pregunta que hace Jesús a sus discípulos: “¿Cuántos panes y peces tenéis?”.

Significa que no necesitamos nada más que lo que ya está a nuestro alcance. Nos centramos en los recursos que ya tenemos, sacando partido a lo cercano.

Cuando nuestra atención está enfocada en aquello que falta para sentirse pleno, la plenitud nunca llega. Cuando nos enfocamos en todo lo que tenemos y que podemos poner a disposición del momento presente, nos damos cuenta que contamos con recursos ilimitados.

2ª) LA LATERALIDAD. “Manejar la comunicación interna y externa para fluir e influir en nuestras relaciones”.

La transformación es de dentro hacia afuera, por tanto tenemos la capacidad de influir nuestro entorno más cercano desde nuestro propio interior. Tanto en la plenitud como en la lateralidad descansamos en nuestra propia fuerza y en nuestra propia realidad.

3ª) LA ATRACCIÓN. “Atraemos en la medida que aprendemos a cuidarnos y generamos a los demás”.

La Atracción, según las 7 Fortalezas, contiene dos dimensiones;

a) La Forma;
La atracción viene dada por nuestro aspecto externo. El envoltorio y la influencia que genera. Cuando la persona se cuida, cuida su aspecto físico y su corporalidad, resulta más atractiva y magnética a su entorno.

b) El Fondo;
La atracción viene dada por nuestra propia esencia interior y la disposición a vibrar en la frecuencia más elevada,…El Amor.


4ª) LA CONFIANZA. “La confianza es la integridad del alma”.

La confianza implica no compararse con nadie. Sentirnos verdaderamente complacidos por ser quiénes realmente somos y disfrutar de ello. Significa descansar en uno mismo, más allá de lo que piensen o puedan pensar de nosotros. La confianza es darnos valor y proyectarlo al mundo. Es darle integridad, respeto y reconocimiento a nuestra alma.


5ª) EL EQUILIBRIO. “El equilibrio es un estado dinámico donde la inestabilidad también está incluida. La clave está en aprender a recuperar nuestro centro de gravedad cuando lo hemos perdido”.

En el pasaje de los panes y los peces, los discípulos pierden el equilibrio a través de su propia angustia y desesperación por tantas personas a las que alimentar (pensamiento de carencia) y Jesús les hace regresar al centro de ellos mismos, cuando les sitúa a través de preguntas poderosas.


6ª) LOS BENEFICIOS.“La vida está constantemente aportándonos beneficios y bendiciones esperando a ser reconocidos”.

Ponemos el foco dentro de nosotros. Los objetivos son importantes, aunque ponen el enfoque en el futuro y fuera (lo que está por llegar o por conseguir). En los beneficios el foco está en los recursos que ya disponemos en el presente y dentro de nosotros. 

Salimos del sistema de creencias de competición y escasez del “No hay para todos”. Este modelo implica una nueva economía de abundancia y recursos ilimitados donde cada momento supone ya un beneficio.


7ª) ORDEN ESENCIAL. “Decodificar nuestra intención superior y bajarla al ámbito de las actitudes, pensamientos, emociones y conductas, significa estar alineados con el propósito de nuestra alma”.

Es el fin del sistema de trabajo. El orden esencial es la codificación genética de la conciencia pura que somos. Es como la semilla del árbol que contiene codificada toda la información del árbol ya maduro. Por tanto la semilla ya es perfecta en sí, ya que lo contiene todo, más allá del momento de desarrollo que tenga.

El orden esencial apela al respeto por la perfección que cada individuo contiene más allá de su proceso de crecimiento (Perfección Natural).

El sistema de creencias, a través de nuestra neurología, nos induce a percibirnos como imperfectos y carentes. El orden esencial, a través de la intención superior, donde habita la codificación del alma, nos ayuda a contemplarnos como seres perfectos y plenos de recursos e infinitas posibilidades.

Fuente: Saul Perez

‘Un curso de felicidad’ con Ricardo Eiriz

Un Curso de Felicidad te guía en un proceso de transformación interior, en el que liberarás bloqueos emocionales y transfor-marás multitud de creencias, permitiéndote elevar tu nivel de consciencia hasta un punto que la felicidad sea exclusivamente una decisión personal.

Método Integra

  • ¿Deseas tener el control de tu propia vida?
  • ¿Deseas mejorar tu vida?
  • ¿Deseas potenciar todas tus capacidades?
  • ¿Deseas librarte de emociones no deseadas, creencias limitantes y hábitos poco agradables?
  • ¿Deseas aprender a comunicarte con tu subconsciente y a dirigirlo para que trabaje en la dirección que tú determines?
  • ¿Deseas ayudar a otras personas a transformar aquello que no les guste de sí mismas o a alcanzar las metas que deseen?

Las soluciones son facilísimas! Gracias a las enseñanzas de Ricardo Eiriz ahora tenemos el método para solucionar todo esto. Y ahora yo misma te puedo ayudar.

Mira el video, conoce el método e inscríbete al curso:

F: En las Mañanas con Uno

Mayor información en:

www.felizefectivo.com

www.metodointegra.com

Regístrese en info@felizefectivo.com o a través de la pagina Web: www.felizefectivo.com/felicidad

 

Próximos cursos en Colombia.

Medellín. 4 y 5 de Julio. 2015

Neiva. 22 y 23 de Agosto. 2015

Cali. 29 y 30 de Agosto. 2015

Contacto:

Esperanza Bedoya

Teléfono Celular 3004428999

Calle 105 A Bis 13 A 47

Bogotá – Colombia

DEFINICIÓN DE FELICIDAD

Lo que primero que vamos a hacer antes de analizar el término felicidad que nos ocupa es determinar que el origen etimológico del mismo se encuentra en el latín. Así, nos encontramos con el hecho de que dicha palabra procede del vocablo felicitas que puede traducirse como “fértil”.

Felicidad

La felicidad es un estado del ánimo que supone una satisfacción. Quien está feliz se siente a gusto, contento y complacido. De todas formas, el concepto de felicidad es subjetivo y relativo. No existe un índice de felicidad o una categoría que haya que alcanzar para que alguien se considere como una persona feliz.
Desde un punto de vista biológico, la felicidad es el resultado de una actividad neural fluida, donde los factores internos y externos estimulan el sistema límbico.

Muchos son los estudios y las ramas científicas que se han centrado en analizar en profundidad el concepto de felicidad y es que la misma es el objetivo que todas las personas buscamos a lo largo de nuestra vida. En concreto, nos topamos con el hecho de que tanto la filosofía como la antropología, la sociología o la psicología tienen como elemento de trabajo a aquella.
Así mientras que la Antropología lo que hace es investigar cómo las distintas culturas han conocido que la felicidad es una cosa y no otra, la sociología estudia lo que son los factores sociales que contribuyen no sólo a lo que cada individuo considere como tal sino también a lograr la misma.
Por su parte, dentro de la Psicología Positivista, que fue fundada entre otras por el psicólogo norteamericano Martin Seligman, nos encontramos con una rama que se llama paradigma positivista. Una figura esta que, al igual que los restos de miembros de dicha área científica, considera que la felicidad es el fruto de la suma de lo que son las actividades positivas y las emociones positivas. En concreto ejemplos de estas últimas serían la satisfacción, el placer corporal, el orgullo, la alegría o el optimismo.
El ser humano suele sentir felicidad cuando alcanza sus objetivos y cuando logra solucionar los distintos retos que se enfrenta en su vida cotidiana. En los casos en que esto no se logra, se produce la frustración que lleva a la pérdida de la felicidad.
Las personas que se sienten autorrealizadas y plenas son más serenas y estables, ya que logran un equilibrio entre las cargas emocionales y las cargas racionales.
Hay quienes creen o sienten que la felicidad está relacionada con los bienes materiales y con el dinero. Por eso existen frases como “El dinero no hace la felicidad, pero ayuda”. Es que el dinero es el medio necesario para la satisfacción de las necesidades materiales humanas; una vez que éstas están satisfechas, el individuo tiende a buscar productos que le proporcionen mayor felicidad.
En cambio, las religiones y la gente con preferencia por lo espiritual asocia la felicidad a un estado del alma donde el ser se siente en paz. Este estado puede alcanzarse con una relación personal o con el vínculo con los seres queridos, por ejemplo.

No te pierdas el curso de felicidad en Bogota el 23 y 24 de Mayo!

Mayor información en:
www.felizefectivo.com
www.metodointegra.com
www.eiriz.com

Regístrese en info@felizefectivo.com o a través de la pagina Web: www.felizefectivo.com/felicidad

Próximos cursos en Colombia.
Medellín. 4 y 5 de Julio. 2015
Neiva. 22 y 23 de Agosto. 2015
Cali. 29 y 30 de Agosto. 2015

Contacto:
Esperanza Bedoya
Teléfono Celular 3004428999
Calle 105 A Bis 13 A 47
Bogotá – Colombia

F: Definición.de