10 Reglas de Gandhi para cambiar el mundo

“No hay que perder la fe en la humanidad. La humanidad es un océano; si algunas gotas del océano están sucias, el océano no se ensucia”
“La diferencia entre lo que hacemos y lo que somos capaces de hacer bastaría para solucionar la mayoría de problemas del mundo”
“Si no tuviera sentido del humor, hace mucho tiempo que me habría suicidado”

Mahatma Gandhi no necesita una extensa presentación. Todo el mundo conoce al hombre que condujo al pueblo indio a la independencia del dominio británico en 1947.

Así que vamos a pasar a algunos de mis consejos favoritos de Mahatma Gandhi.

1. Cámbiate a ti mismo

Tú debes ser el cambio que quieres ver en el mundo.”
“Como seres humanos, nuestra grandeza yace no tanto en poder rehacer el mundo – que es el mito de la era atómica – como en la posibilidad de rehacernos a nosotros mismos.”

Si te cambias a ti mismo vas a cambiar tu mundo. Si cambias tu forma de pensar entonces vas a cambiar cómo te sientes y qué acciones realizas. Y de este modo, el mundo a tu alrededor va a cambiar. No sólo porque estás ahora viendo tu entorno a través de nuevas lentes de pensamientos y emociones, sino también porque el cambio interior te puede permitir realizar acciones en formas que no realizarías -o tal vez incluso hubieras pensado– mientras estás atrapado en tus viejos patrones de pensamiento.

Y el problema de cambiar tu mundo exterior sin necesidad de cambiarte a ti mismo es que tú todavía serás tú cuando llegue el cambio por el que has luchado. Tú todavía tendrás tus defectos intactos, ira, negatividad, tendencias de auto-sabotaje, etc.

De este modo, en esta nueva situación seguirás sin encontrar lo que esperabas, ya que tu mente está todavía filtrando con esas cosas negativas. Y si tienes más sin tener una visión interior que te distancie de tu ego, este puede crecer más fuerte. Dado que a tu ego le gusta dividir las cosas, para encontrar enemigos y crear una separación, puede empezar a tratar de crear aún más problemas y conflictos en tu vida y tu mundo.

2. Tú tienes el control

“Nadie puede hacerme daño sin mi permiso”
Lo que sientes y cuál es tu reacción a algo siempre depende de ti. Tú puedes elegir tus propios pensamientos, reacciones y emociones para casi todo. No tienes que flipar, reaccionar de forma exagerada, o incluso de reaccionar de una manera negativa.

Y cuando te das cuenta de que nadie fuera de ti mismo realmente puede controlar cómo te sientes, puedes comenzar a incorporar este pensamiento a tu vida diaria y desarrollarlo como un hábito de pensamiento. Un hábito que puede crecer más y más fuerte con el tiempo. Hacer esto hace la vida mucho más fácil y más agradable.

3. Perdona y deja ir

“El débil nunca puede perdonar. El perdón es el atributo de los fuertes”
“El ojo por ojo únicamente termina cuando todo el mundo es ciego”

Luchar contra el mal haciendo el mal no ayuda a nadie. Y como dije en el consejo anterior, siempre puedes elegir cómo reaccionar ante algo. Cuando incorporas este hábito de pensamiento cada vez más en tu vida, puedes reaccionar de una manera más útil para ti y para los demás.

Te das cuenta de que perdonar y dejar ir el pasado te hará un gran servicio a ti y a las personas de tu mundo. Y gastar tiempo en recuerdos negativos no te ayudará hasta que hayas aprendido las lecciones que se puedan aprender de esa experiencia. Probablemente sólo te causarás más sufrimiento a ti mismo y te frenarás a tomar decisiones y avanzar en el momento presente.

Si no perdonas, dejas que el pasado y otra persona controle cómo se sientes. Al perdonar te liberas a ti mismo. Y entonces puedes concentrarse completamente en, por ejemplo, el siguiente punto.

4. Sin acción no vas a ninguna parte

“Una onza de práctica vale más que toneladas de prédica”
Sin acción, se hace muy poco. Sin embargo, actuar puede ser duro y difícil. Puede haber mucha resistencia interna.

Y entonces, puedes volver a la predicación, como dice Gandhi. O leer y estudiar sin parar. Y tener la sensación de estar avanzando. Pero consiguiendo poco o ningún resultado práctico en la vida real.

Por lo tanto, para llegar realmente a donde deseas ir, y para entenderte realmente a ti mismo y a tu mundo, hay que practicar. Los libros únicamente te pueden traer conocimiento. Tú tienes que actuar y traducir ese conocimiento en resultados y comprensión.

5. Cuida de este momento

“Yo no quiero predecir el futuro. Estoy ocupado con el cuidado del presente. Dios no me ha dado ningún control sobre el momento siguiente”

La mejor manera que he encontrado para superar la resistencia interna que a menudo nos impide actuar es permanecer en el presente tanto como sea posible y aceptarlo.

¿Por qué? Bueno, cuando estás en el momento presente no te preocupas por el momento siguiente, que de todos modos no puedes controlar. Y la resistencia a la acción que viene de imaginar las consecuencias negativas futuras -o reflexionar sobre los errores del pasado- de tus acciones pierde su poder. Y así se hace más fácil actuar manteniendo el enfoque en este momento y obtener mejores resultados.

Recuerda que conectar con el presente y permanecer en él es un hábito mental -una especie de músculo- que crece. Con el tiempo se hace más potente y hace que sea más fácil caer en el momento presente.

6. Todo el mundo es humano

“Yo pretendo ser un simple individuo expuesto a errar como cualquier otro mortal semejante. Sin embargo, tengo la humildad suficiente para confesar mis errores y volver sobre mis pasos”
“No es prudente estar demasiado seguro de tu propia sabiduría. Es saludable recordar que el más fuerte se puede debilitar y el más sabio puede errar”
Cuando comienzas a mitificar a la gente –aunque hayan producido resultados extraordinarios- corres el riesgo de llegar a desconectarte de ellos. Puedes comenzar a sentir como que nunca podrás lograr cosas similares a las que hicieron porque son muy diferentes. Así que es importante tener en cuenta que cada persona es un ser humano, sin importar quiénes son.

Y creo que es importante recordar que todos somos humanos y propensos a cometer errores. Aferrarse a estándares irrazonables sólo creará más conflictos innecesarios en su mundo y la negatividad dentro de ti.

También es importante recordar esto para evitar caer en el hábito bastante inútil de golpearte a ti mismo por los errores que has cometido. Y en cambio, ser capaz de ver con claridad en qué te equivocaste y lo que puedes aprender de tu error. Y volver a intentarlo.

7. Persiste

“Primero te ignoran, luego se ríen de ti, después te atacan, entonces ganas”

Se persistente. Con el tiempo la oposición a tu alrededor se desvanecerá y se apartan. Y tus resistencias internas y tendencias de auto-sabotaje que te quieren frenar y mantenerte como siempre has estado, serán cada vez más débiles.

Encuentra lo que realmente te gusta hacer. Entonces encontrarás la motivación interna para seguir adelante, adelante y adelante.

Una de las razones por las que Gandhi tuvo tanto éxito con su método de la no violencia residió en que él y sus seguidores eran muy persistentes. Ellos simplemente no se dieron por vencidos.

El éxito o la victoria rara vez viene tan rápido como nos hubiera gustado. Una de las razones por las que la gente no consigue lo que quiere es simplemente porque se dan por vencidos demasiado pronto. El tiempo que piensan que requerirá alcanzar una meta no es el mismo que normalmente se necesita para lograrla. Esta creencia errónea proviene en parte del mundo en que vivimos. Un mundo lleno de soluciones píldora mágica donde la publicidad continuamente nos promete que podemos perder mucho peso o ganar un montón de dinero en tan sólo 30 días.

Por último, un consejo útil para mantener su persistencia es ir a la tercera cita de Gandhi al principio de este artículo, y tener sentido del humor. Puede aligerar las cosas en los momentos más difíciles.

8. Observa lo bueno en la gente y ayúdales

“Miro sólo las buenas cualidades de los hombres. No estando yo exento de fallos, no voy a señalar los fallos de los demás”
“El hombre se hace grande en la medida en que trabaja por el bienestar de sus semejantes”
“Supongo que el liderazgo en un momento determinado estaba relacionado con los músculos, pero hoy en día significa llevarse bien con la gente”

Hay siempre algo bueno en la gente. Y cosas que pueden no ser tan buenas. Pero tú puedes elegir en que cosas centrarte. Y si quieres mejorar, centrarte en lo bueno de las personas es la única opción. También te hace la vida más fácil, ya que tu mundo y tus relaciones se vuelven más agradables y positivas.

Y cuando ves lo bueno en las personas es más fácil motivarte para estar al servicio de los demás. Estando al servicio de los demás, dándoles valor, no sólo harás sus vidas mejor. Con el tiempo se tiende a conseguir lo que das. Y las personas a las que ayudas pueden sentirse más inclinados a ayudar a otras personas. Y juntos, creareis una espiral ascendente de cambio positivo que crece y se hace más fuerte.

Mediante el fortalecimiento de tus habilidades sociales puedes convertirte en una persona más influyente y hacer más fuerte esta espiral ascendente.

9. Sé congruente, sé auténtico, sé tu verdadero yo

“La felicidad es cuando lo que piensas, lo que dices y lo que haces están en armonía”
“Persigue siempre la completa armonía de pensamiento, palabra y obra. Busca siempre purificar tus pensamientos y todo estará bien”

Creo que uno de los mejores consejos para mejorar tus habilidades sociales es comportarse de una manera congruente y comunicarse de una manera auténtica. A la gente le gusta la comunicación auténtica. Y se puede encontrar mucho gozo interior cuando tus pensamientos, palabras y acciones están alineadas. Te sientes poderoso y bien contigo mismo.

Cuando tus palabras y pensamientos están alineados se muestra a través de tu comunicación. Porque ahora tienes una tonalidad de voz y lenguaje corporal -algunos dicen que es más del 90 por ciento de la comunicación- en consonancia con tus palabras.

Con estos canales alineados la gente tiende a escuchar realmente lo que estás diciendo. Te comunicas sin incongruencias, mensajes contradictorios o tal vez una especie de falsedad.

Además, si tus acciones no están en consonancia con lo que estás comunicando, empiezas a hacerle daño a tu propia creencia de lo que realmente puedes hacer. Y también en la creencia que la gente tiene de ti.

10. Continua creciendo y evolucionando

“El desarrollo constante es la ley de la vida, y un hombre que siempre trata de mantener sus dogmas para parecer consistente se conduce a sí mismo a una posición falsa”

Habitualmente podemos mejorar nuestras habilidades, hábitos y re-evaluar nuestras evaluaciones. Podemos obtener un mayor conocimiento de nosotros mismos y del mundo.

Claro, puedes parecer inconsistente o como si no supieras lo que estás haciendo de vez en cuando. Puedes tener problemas para actuar congruentemente o comunicarte de forma auténtica. Pero si no lo haces, como dice Gandhi, te llevará de vuelta a una posición falsa. Un lugar en el que tratar de mantener o aferrarse a tus viejos puntos de vista mientras te das cuenta de que algo está mal. No es un lugar divertido. Elegir crecer y evolucionar es el camino más feliz y más útil.

Fuente: Ricardo Eiriz

7 Ideas que Pueden Transformar Tu Vida para Siempre

¿Puede una idea transformar tu vida?

Ya lo creo que sí. No sabrás de dónde vendrá ni cuándo llegará, pero una sola idea puede cambiar tu percepción de la realidad, de lo que es posible y liberar, con ello, tu potencial de las ataduras autoimpuestas del pasado.

Normalmente no se trata de algo inmediato, “conozco la idea y me transformo”, sino que, según mi experiencia, suele ser algo que crece de forma paulatina dentro nuestro hasta que llega un momento en el que ya no hay forma de detenerlo.

Si has visto la película Origen (Inception) te puedes hacer una idea, pues es algo similar: se introduce la idea, crece, arraiga en nuestro cerebro y toma el control, alterando nuestra voluntad y convirtiéndonos en alguien nuevo.

Una sola idea de la mente humana puede construir ciudades. Una idea puede transformar el mundo y reescribir todas las reglas”.- Dominic Cobb (Leonardo DiCaprio en Origen).

Las ideas son semillas que pueden crecer y alterar el curso de las personas, y del mundo por extensión, para bien o para mal. Es por ello que es tan importante recibir y promover la difusión de ideas positivas, por nuestro bien y el de todos.

Yo hoy quiero aportar a la causa mi granito de arena. Voy a compartir contigo 7 sencillas ideas que un buen día entraron en mí, crecieron, arraigaron en mi cerebro y me convirtieron en alguien nuevo, alguien mejor. Lo puedo decir: me transformaron.

De igual modo que lo hicieron por mí, ahora pueden hacerlo por ti, si les dejas. Estas son:

1. Todos en Esencia Somos Iguales

Las diferencias entre unas personas y otras son mínimas. Somos todos tan parecidos como gotas de agua. Hace unos días leí que el ser humano comparte con el chimpancé el 99% de la información genética. Bien, si tan sólo nos diferenciamos del chimpancé en un 1%, imagínate ahora cuán poco nos diferenciamos entre nosotros. Nada, prácticamente.

Por lo tanto, si de base todos somos iguales, o prácticamente iguales, no hay excusas. No hay una diferencia de capacidad sino de actitud. La actitud lo es todo en esta vida.

Esta idea cobra todavía más relevancia si la juntamos a una segunda idea, la siguiente:

2. Si Otro Puede, Tú Puedes

Si todos en esencia somos iguales entonces todos estamos capacitados para lograr lo mismo. Sea lo que sea lo que otro haya conseguido está a tu alcance, si estás dispuesto a luchar por ello.

Esta idea te convierte en alguien imparable. Nada ni nadie te podrán detener, si tú no quieres. ¿Cómo funciona? Cuando aspires a conseguir algo y lo veas muy lejano, casi como un sueño imposible, busca a alguien que ya lo haya conseguido (cualquier persona del mundo, del pasado o del presente) y dite a ti mismo: “Si tú lo has conseguido, ¿por qué no voy a conseguirlo yo? Tú y yo en esencia somos iguales, por lo que nada que tú tengas o consigas me estará vedado”.

Recuerda, lo que marca la diferencia entre personas no es su capacidad de base, que es prácticamente igual, sino su actitud. Si tienes la actitud, la mentalidad y las ganas de luchar todo está a tu alcance. ¿El siguiente paso? Ampliar constantemente tu conocimiento y ponerlo en práctica día sí y día también.

Lo imposible se vuelve posible cuando juntamos el conocimiento, la actitud y la disciplina. << Clica para Tweetear Esto

El conocimiento guía tus pasos; la actitud hace que avances a pesar de los obstáculos y de las circunstancias; la disciplina y el trabajo son los pasos que te mueven. De faltar uno los otros dos se vuelven inútiles. En cambio, los tres juntos hacen milagros, convierten lo imposible en posible.

3. Si No Te Gusta Hacia Donde Te Diriges, Cambia de Rumbo

¿Hacia dónde te diriges? No hacia donde te gustaría dirigirte, sino hacia donde te diriges, de verdad. El ser humano es la única especie que puede mirar hacia el futuro. Y diría más, es el único que puede ver el futuro. Sí, ver el futuro.

Dime qué haces con tu tiempo, dime los resultados que obtienes de su uso, dime qué planes tienes para mañana y te diré adónde te diriges y dónde terminarás probablemente. Esto no es ningún don, es, como digo, una capacidad que todos los seres humanos tenemos.

Nuestros pasos dejan huellas. No es difícil proyectar una dirección basándonos en los pasos que ya hemos dado, en los que estamos dando en estos momentos y en los que planeamos dar mañana. Eso es ver el futuro.

Examina tus resultados y proyéctate a 5 años vista. ¿Dónde estás? ¿Te gusta lo que ves? Si la respuesta es “no”, es hora de cambiar de rumbo.

Para iniciar un cambio sólo necesitamos una cosa: una decisión.

Si tú decides cambiar, el cambio ya se ha iniciado. Esta es una idea poderosa. “Hoy voy a dejar de fumar”; “hoy empiezo a entrenar”; “hoy empiezo a leer al menos media hora cada día”; “hoy inicio mi negocio”; “hoy se inicia una nueva vida, hoy cambio de rumbo”.

Una nueva vida se inicia con la chispa de tu decisión. Pero la decisión no es suficiente para que el cambio se materialice, necesitas que la chispa se convierta en fuego, en un fuego que nunca se extinga, a pesar de las adversidades que se presenten en su camino. ¿De qué hablamos? En una palabra: disciplina.

Por lo tanto, el cambio es posible si hay decisión (el cambio empieza) y disciplina (el cambio se va materializando con tiempo y esfuerzo).

¿Cómo cambio de rumbo? Decide tu nueva dirección. Márcate unos objetivos claros. Haz un plan para llegar a ellos. Lucha cada día remando en esa dirección. Así de simple, así de difícil.

4. Si Ayer Pude, Hoy Puedo y Mañana Podré

Si lo has hecho una vez podrás hacerlo dos, tres, cuatro y las que sean necesarias. Si antes hemos visto como el ejemplo de otros nos hace creer en nuestra capacidad, ahora se trata de creer en nosotros mirando a nuestros logros pasados. Es algo así como: “Si yo pude, entonces ahora y siempre podré. Yo soy el mismo, por lo tanto puedo volver a conseguir lo ya conseguido“.

La primera vez que conseguí una matrícula de honor durante la carrera algo cambió en mí. Me dije: “Si he podido hacerlo una vez puedo hacerlo todas las veces que quiera, siempre y cuando lo quiera de verdad”. Así fue, lo conseguí en todas aquellas asignaturas que me lo propuse de verdad. Lo mismo es aplicable a cualquier esfera de tu vida. Si pudiste, puedes y podrás, siempre y cuando lo quieras de verdad y luches por ello, HASTA que lo consigas.

Poderosa palabra: Hasta. Lo intentaré HASTA que lo consiga.

De pequeño probaste a mantenerte de pie hasta que lo conseguiste, probaste a andar hasta que lo conseguiste, probaste a hablar hasta que lo conseguiste, probaste a leer hasta que lo conseguiste, probaste a escribir hasta que lo conseguiste. Pues bien, lo mismo debe ser hoy en tu vida adulta con las cosas que te importan de verdad. Hazlo hasta que lo consigas.

5. No Te Conformes con Hacerlo Igual que Ayer, Hazlo Mejor

El que se conforma con hacer las cosas igual que ayer no progresa, y el que no progresa acostumbra a retroceder. Cada vez que vayas a repetir una acción que ya hayas hecho en el pasado dite a ti mismo: “Hoy lo voy a hacer mejor que la última vez”. Da igual que la última vez ya lo hubieras hecho muy bien, pues todo siempre es susceptible de mejora, siempre podrás mejorar el resultado pasado. Cada día debes aspirar a mejorar lo ya conseguido.

No hace falta que de un día para otro se produzcan grandes avances. Con que mejores tan sólo un poco en cada intento es suficiente para conseguir, con el tiempo, cambios asombrosos en tus resultados. Paso a paso, detalle a detalle, pero siempre a mejor.

No tienes excusa para no conseguirlo, pues hoy estás más preparado que ayer, tu capacidad es mayor porque has aprendido de tu experiencia acumulada. Así que si no lo consigues no es por falta de capacidad, sino por falta de actitud y de trabajo. Lo ves, de nuevo la actitud y la disciplina marcan la diferencia entre unos y otros, entre el conformismo y el inconformismo, entre el éxito y el fracaso.

6. No Gastes, Invierte

No gastes en comprar cosas que quieres. En vez de eso, invierte en activos que generen los ingresos que te permitan comprar lo que quieres.

Yo no gasto dinero, invierto. Invierto en activos que generan ingresos que me permiten o me permitirán comprar lo que quiero. Y lo mejor de todo, comprado lo que quiero, el activo sigue ahí generando ingresos, creando abundancia en mi vida en vez de escasez.

7. Distánciate del 95% de la Población

97%, 98%, 95%, tanto da. Aléjate de las mayorías y pasa a formar parte del 5% restante. No te estoy pidiendo que te alejes físicamente, aunque es cierto que te conviene rodearte de personas que formen parte de ese 5% restante de la población. Aquí estamos hablando de no imitar las conductas, los hábitos, las aspiraciones, las excusas, las actitudes de esa mayoría.

  • ¿Cuánta gente mira la televisión cada día? El 5% NO lo hace.
  • ¿Cuánta gente aspira a un trabajo estable por cuenta ajena? El 5% NO lo hace.
  • ¿Cuánta gente no lee buenos libros al menos media hora al día todos los días? El 5% SI lo hace.
  • ¿Cuánta gente destina cada mes un porcentaje de sus ingresos a formación continuada, tanto profesional como personal? El 5% SI lo hace.
  • ¿Cuánta gente se queja todos los días de su mala fortuna o de sus circunstancias? El 5% NO lo hace.
  • ¿Cuánta gente culpa a otros de sus problemas y no se hacen responsables de su situación actual? El 5% NO lo hace.
  • ¿Cuánta gente dedica al menos un rato cada semana a analizar su vida y planificar su futuro? El 5% SI lo hace.
  • ¿Cuánta gente se esfuerza por mejorar sus habilidades comunicativas? El 5% SI lo hace.
  • ¿Cuánta gente lucha por sus sueños, pero los de verdad, y no simplemente por amasar fama, fortuna y poder? El 5% SI lo hace.

Y así me podría pasar un buen rato, pero no lo haré, porque la idea queda clara. No imites a las mayorías, desconfía de ellas, pues seguramente lo que hacen o cómo lo hacen no te conviene. Arrímate y aprende del 5%, de los que luchan por sus sueños, de los que no se arredran ante las adversidades, ni culpan a otros de su situación, y, en definitiva, de los que viven la vida según sus propios términos.

¿Quieres vivir según tus propios términos? Únete al 5%.

Aquí tienes, 7 ideas que transformarán tu vida, si les dejas. Conmigo lo hicieron y por eso hoy estoy aquí contándotelas, porque confío en que te servirán a ti también y a todo aquel que esté dispuesto a darles entrada en su vida. Si tú también crees en el valor de estas ideas, por favor, comparte este artículo en Twitter y Facebook clicando los botones de abajo.

Por supuesto, el proceso de búsqueda, aprendizaje e interiorización de ideas no termina aquí, justo empieza. Las ideas nos hacen evolucionar como personas, por ello, si queremos evolucionar para bien vamos a necesitar descubrir, aprender e interiorizar cuantas más buenas ideas mejor.

Fuente: DavidCantone

A veces los habitos saludables, no son tan saludables

Tener una vida sana depende en mucho de llevar a cabo prácticas que ayuden al organismo, como no fumar, tener una alimentación balanceada y hacer ejercicio, indica el National Institutes of Healt. Pero existen ciertos hábitos saludables que son dañinos cuando hay excesos.

Beber agua es vital para la existencia, pero hacerlo en exceso puede llevar a una falla cardiaca, debido a la pérdida de electrolitos y minerales; además aumenta el riesgo de padecer hiponatremia.

Esto puede alterar el funcionamiento de los riñones, de la composición de la sangre y el equilibrio de fluidos del cuerpo”, afirman los especialistas en alimentación Julio Basulto y Juanjo Cáceres, autores del libro “Comer y correr”.

En exceso, daño seguro

Para que tengas mayor información, te presentamos otros hábitos saludables que acaban con la vida de las personas, cuando se efectúan de manera exagerada.

1. Consumir poca sal. Las personas que consumen menos de 3gr de sodio al día tienen más probabilidades de morir a causa de ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares, que aquellos que ingieren entre tres y seis gramos, afirma un estudio de la McMaster University.

2. Usar vitaminas. Pueden ser benéficos cuando sufres de mucho estrés o tienes bajas defensas, pero consumirlas en altas cantidades y sin que las necesites, resulta en daños progresivos cuyo problema principal es que son silenciosos.

Por ejemplo, los hombres que toman dosis de vitamina E más altas de las recomendadas, tienen mayor riesgo de contraer cáncer de próstata, afirma un estudio publicado en el Journal of the American Medical Association.

3. Correr. Hacerlo diariamente impide que las articulaciones de los miembros inferiores (tobillos, rodillas, caderas) se recuperen de forma adecuada.

Si la recuperación no es adecuada, las articulaciones sufren, pueden degenerarse e irse desgastando progresivamente”, señala Daniel Martínez Silván, especialista del deporte y miembro de la Sociedad Española de Traumatología en el Deporte (SETRADE).

4. “Tomar” el sol. Si bien es una excelente fuente de vitamina D, el exceso de la radiación puede causar efectos nocivos acumulativos, oxidación y supresión de la de la inmunidad celular, que favorecen la aparición de tumores malignos, indica la Fundación Mexicana para la Dermatología.

5. Cuidar la alimentación. El deseo de comer alimentos saludables pude desencadenar un trastorno conocido como ortorexia nerviosa, que se manifiesta como una adicción a la calidad y pureza de la propia comida. Conduce a deficiencias nutricionales y daños al organismo.

Es importante que los hábitos saludables sean realizados de manera adecuada, en general todos los excesos son malos y hay algunos que no solo son dañinos, sino que pueden llevar a problemas graves de la salud. Por tu bien, ¡modérate!

Fuente: Bienestar.Salud

Equinácea. 3 razones para usarla

Hola,
Hoy te voy a hablar de la equinácea, la hierba medicinal probablemente más conocida y estudiada para estimular el sistema inmunológico frente a cualquier tipo de infección.
La equinácea funciona como anti-bacterial, anti-viral, y antibiótico, además de ser un antitumoral por excelencia. Hoy en día es ampliamente utilizada para combatir el resfriado, las infecciones y, en general, para impulsar el sistema inmunológico y aumentar las defensas del organismo.

¿Para qué es buena?

A continuación te presento algunos de los remedios con equinácea que nos han hecho llegar nuestros usuarios:
  • Diente de león y equinácea para la anemia
  • Eqinácea para la alergia primaveral
  • Eucalipto, romero, equinácea y miel para la alergia nasal

¿Te ha servido?

Fuente: MisRemedios