El Sistema Nervioso. Biodescodificación

La Biodescodificación es el arte de acompañar a la persona a encontrar la emoción oculta, esencial (el resentir) asociada al síntoma que hay (la enfermedad) para descodificarla y así favorecer la curación mediante la liberación de la emoción que hay en el inconsciente y trascender dicha emoción transformándola.

El Sistema Nervioso

Tenemos dos sistemas nerviosos:

1- El Sistema Cerebro Espinal: es el sistema nervioso consciente y voluntario. Las informaciones provienen de los cinco sentidos y las órdenes se expresan a través del músculo, Por ejemplo, veo una botella y decido tocarla.

2- El Sistema Neurovegetativo: la palabra se asemeja a vegetal, porque cuando la persona está en estado de coma, el sistema consciente y voluntario desaparece, pero este continúa funcionando, y se dice que la persona está como un vegetal. Estamos en estado vegetativo. Este es el sistema que nos interesa en la biodescodificación.

Es el sistema de la vida inconsciente, involuntario y automático, es decir, si hace calor, vais a sudar, esto es involuntario; cuando habeis comido, el estómago fabrica encimas, esto es inconsciente e involuntario.

Todas las células de nuestro cuerpo se vinculan  al cerebro con este sistema nervioso.

En el cerebro y en la médula espinal, hay centros nerviosos, con comandos, es decir, que las informaciones vienen de todas las partes del cuerpo, por ejemplo, que nos falta oxígeno, y el cerebro y la médula van a dar órdenes al músculo del pulmón para que se acelere, al corazón, que se acelere, o al esqueleto que fabrique glóbulos rojos.

Este sistema nervioso se divide en dos sistemas más. El gran centro de control del sistema Neuro-vegetativo es el Hipotálamo.

El hipotálamo está vinculado a las emociones, es decir, que las emociones tienen un impacto inmediato sobre este sistema. Esto se sabe desde hace mucho tiempo en psicología y medicina.

El hipotálamo, también está vinculado al sistema cerebro espinal. Es decir, que lo que vemos, lo que escuchamos, va a impactar sobre el hipotálamo y el sistema neurovegetativo. Pero también, todo lo que proviene del córtex, es decir, todo nuestro imaginario. Así que el hipotálamo va a dar órdenes por vía nerviosa y también por vía sanguínea, a través de las hormonas.

A nivel de los nervios vegetativos, existen dos grandes sistemas que unen las células al centro nervioso:

El Sistema Orto simpático (SOS): para la medicina es el sistema de urgencia de socorro. Cuando hay un problema, un estrés, es el sistema que va a estimular el cuerpo, u órgano en concreto, va a dirigir todas las células, todos los órganos del cuerpo: va a acelerar el corazón, dilatar los bronquios; va a llevar la sensación a nivel de los pulmones, el corazón y el cerebro, va a paralizar la libido sexual, va a poder aumentar la percepción sensorial, va  a pedirle al hígado que libere azúcar, ….moviliza todo el cuerpo, con el fin de que el cuerpo pueda salir de la situación que le causa el problema.

El primer endocrinólogo que habló de estrés, el doctor Seyle, hace un siglo, más o menos, fue el primero que habló del eje hipotálamo-hipófisis. Más tarde el doctor Laboria, retomó el estudio y habla de dos reacciones de adaptación: el ataque o la huida.

El Sistema Parasimpático: es el paralelo al otro sistema, también se lo llama vago, porque el nervio vago es uno de los más importantes de este sistema, va  a ir sobre todo a nivel de los pulmones y estómago. En medicina lo llamamos sistema de recuperación. Es el sistema que va a ralentizar el corazón, va a  volver a poner en marcha la digestión, va a permitir que vuelva la libido sexual, la sangre va a llegar a la periferia, a nivel de la piel, da una sensación de bienestar, ganas de descansar, de dormir. Permite al cuerpo a regenerarse, repararse, recuperarse.

Durante el día estamos en un estrés ligero y por la noche, pasamos en un relajamiento, en una recuperación, porque a partir de las 5 de la mañana, aparece una hormona de estrés, que llamamos cortisona, que se segrega y hace que estemos cada vez  más abierta; al final de la tarde, esta hormona se fabrica menos, la glándula epífisis o pineal entra a funcionar, segrega melatonina y nos relajamos.

Durante la noche, los sueños son pequeños estrés y durante el día tenemos momentos que estamos más cansados, más o menos cada 90 min., más o menos 30 min., para unos es una hora, para otros dos. Son ciclos de estrés/recuperación.

Durante la noche, más o menos cada 90 min. Hay un estrés muy importante, que es el sueño.

Pero cuando ocurre un shock biológico el nivel de estrés aumenta, y pasamos a simpaticotonía, empezamos a estar alertas, en funcionamiento para sobrevivir, de adaptación, y todo nuestro cuerpo está de forma general en simpaticotonía: tenemos frío, el corazón se acelera, la digestión se para, etc.

En un momento dado se encuentra la resolución, entonces se pasa al estado de vagotonía, con una especie de dilatación, de relajación, de apetito, tenemos calor.

Fuente: Tratado de Biodescodificación – Enric Corbera y Rafael Marañón