10 consejos para ser más positivos

Para ser feliz no se requiere de una fortuna, mansiones, belleza, etc., sólo necesitas ser una persona positiva. La Universidad de Harvard creó un curso sobre la felicidad, que según testimonios les ha cambiado la vida.

Para que no tengas que hacer un largo viaje a Estados Unidos, te revelamos los 10 consejos más importantes de este Curso sobre Felicidad.

 1. Practica algún ejercicio. Los expertos aseguran que hacer ejercicio es igual de bueno que tomar un antidepresivo para mejorar el ánimo, 30 minutos de ejercicio es el mejor antídoto contra la tristeza y el estrés.

2. Desayuna. Algunas personas se saltan el desayuno porque no tienen tiempo o no quieren engordar. Está comprobado que desayunar te ayuda a tener energía, pensar y desempeñar exitosamente tus actividades.

3. Agradece a la vida todo lo bueno que tienes. Escribe en un papel 10 cosas que tienes en tu vida que te dan felicidad. Cuando hacemos una lista de gratitud nos obligamos a enfocarnos en cosas buenas.

4. Se asertivo. Pide lo que quieras y di lo que piensas. Está demostrado que ser asertivo ayuda a mejorar tu autoestima. Aguantar en silencio todo lo que te digan y hagan, genera tristeza y desesperanza.

5. Gasta tu dinero en experiencias no en cosas. Un estudio universitario descubrió que el 75% de personas se sentían más felices cuando invertían su dinero en viajes, cursos y clases; mientras que el 34% dijo sentirse más feliz cuando compraba cosas.

6. Enfrenta tus retos. No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy. Diversas investigaciones demuestran que cuanto más postergas algo que sabes que tienes que hacer, más ansiedad y tensión generas. Escribe pequeñas listas semanales de tareas a cumplir y hazlas.

7. Escucha música. Está comprobado que escuchar música te despierta deseos de cantar y bailar. Esto te alegra la vida.

8. Siempre saluda y sé amable con otras personas. Investigadores en psicología clínica afirman que sólo con sonreír, nuestro estado de ánimo cambia.

9. Usa zapatos que te queden cómodos. “Si te duelen los pies te pones de malas”, asegura el Dr. Keinth Wapner, Presidente de la Asociación Americana de Ortopedia.

10. Cuida tu postura. Caminar derecho con los hombros ligeramente hacia atrás y la vista hacia enfrente ayuda a mantener un buen estado de ánimo.

Como puedes ver, sólo se trata de aprender algunas técnicas sencillas y muy efectivas para sentirnos felices, sanos y positivos ¡Buena suerte!

Si esto te ha parecido interesante, te invito a conocer el Método Integra, el cual te permite interactuar con el subconsciente y programarlo a placer.

• Aprenderás cómo analizar y transformar aquello que no te guste de tí mismo
• Podrás guiarte a ti mismo y a otras personas para resolver sus problemas o alcanzar sus metas,
• Desbloquear o liberar emociones,
• Reprogramar las creencias que tú desees,
• Deshacerte de la necesidad de terapeutas,
• Asumir la responsabilidad que tienes como responsable único de tu vida,
• Saber cómo funciona la mente de las personas
Conviértete EN EL PROGRAMADOR DE TU VIDA. Conoce el Método Integra

www.felizefectivo.com/contacto

La felicidad en el trabajo, un reto para las empresas

Fuente: Javier Ayuso, director general de Unique. Tomado de Equipos y Talentos.
“Encuentra la felicidad en el trabajo o nunca serás feliz”. Esta frase que se atribuye a Cristobal Colón viene muy bien para introducir las reflexiones al respecto de este tema. La felicidad es algo fundamental en todos los niveles de la vida, incluido el laboral. En el trabajo es importante tanto para los trabajadores de una empresa como para el conjunto de la organización. Si se consigue este objetivo, se evoluciona en el ámbito personal, en el colectivo y en los resultados finales. Los beneficios son múltiples, desde la captación de talento a la racionalización interna del trabajo en la organización. Por este motivo, la gestión de la felicidad en el entorno laboral debe convertirse en un reto común.

El concepto de bienestar en el trabajo ha pasado del plano filosófico al escenario empresarial. Se ha hecho real. Hoy en día se sabe que es posible sentirse a gusto en el trabajo y que, como consecuencia directa, aumenta la productividad.

Con la compleja situación económica actual, con más de cuatro millones de personas desempleadas, se puede considerar que la felicidad radica exclusivamente en conseguir un puesto de trabajo. Pero la búsqueda de este objetivo no se debe detener ahí. Es importante que las personas que ya estén trabajando estén motivadas y se sientan a gusto. Para lograrlo es imposible trabajar en solitario. El bienestar laboral es una tarea de grupo, responsabilidad de todos los miembros de una organización, sea cual sea su grado de participación en la misma.

Para alcanzar esta meta, hay que seguir una serie de pasos. El primero y principal corresponde a la actitud: es necesario contar con la implicación personal adecuada.

Esta predisposición debe existir tanto en los empleados, como en los directivos y las propias organizaciones. El esfuerzo y el trabajo de todas las partes multiplican el éxito del colectivo. Si el conjunto los miembros de una compañía alcanzan sus objetivos, la organización evolucionará y avanzará.

La utilidad del trabajo realizado es un indicador de la satisfacción en el entorno laboral. Por ello es necesario identificar qué es lo que nos hace sentir bien. Una vez determinado este punto, hay que tratar de alcanzar esta utilidad en nuestras actividades diarias. Los trabajadores deben decidir su futuro y construir su destino. El trabajo puede y debe convertirse en uno de los caminos para alcanzar la felicidad en un sentido más amplio. Para ello es recomendable tener una actitud optimista y positiva. La actitud personal del trabajador es la clave. Sabemos de la importancia de los cambios y por ello apostamos por que se pierda el miedo al cambio, ya que es importante para evolucionar en el trabajo.

A nivel colectivo es necesario trabajar en las actitudes y emociones. Todos sabemos que frecuentemente los malentendidos y las insatisfacciones en el ambiente laboral se producen por no ponerse en el lugar del que está enfrente. Por ello la empatía y la actitud ante el trabajo y los compañeros, son fundamentales. Hay que tener muy en cuenta los comportamientos y las actitudes más habituales. Podemos desterrar algunos que son perjudiciales para la organización como son la búsqueda de culpables, la comparación con los demás a través de resultados, el miedo a la pérdida o los bandos enfrentados. El trabajo en equipo es la clave.

Trasladar los objetivos personales al campo laboral exige un gran esfuerzo y una buena dosis de conocimiento propio y sinceridad. También exige un gran conocimiento del entorno en el que trabajamos y estar dispuestos a buscar soluciones. De nuevo, la actitud es fundamental para intentar transformar las empresas y el mercado laboral, cambiar la pasividad y la actitud negativa, por acción y una dinámica emprendedora. Enfrentarse a los retos y no eludirlos.

El reconocimiento, tanto de los compañeros como de los jefes, es un factor necesario para que los trabajadores alcancen el ansiado bienestar laboral. Las organizaciones y directivos también deben fomentar el valor de sus empleados y tratar de conciliar sus objetivos con los objetivos laborales de sus trabajadores. Si la plantilla es feliz en su trabajo, cada minuto de su tiempo rinde beneficio a la empresa. Cada trabajador debe sentir que su trabajo forma parte de un todo que influencie a los demás. Cada empleado es distinto y esta diversidad debe escucharse y fomentarse. La autoevalución y la autonomía profesional son dos factores claves que debe desarrollar la empresa para fomentar la felicidad de sus trabajadores.

Está claro que los talentos no se captan ni se mantienen si no se proporciona un buen entorno laboral. Desde Recursos Humanos, se sabe que los mayores talentos sólo acudirán a una empresa con un entorno laboral positivo. Una empresa debe cuidar el reconocimiento para que sus trabajadores se sientan útiles. Así se cultiva el talento.

El trabajo en equipo es la principal clave para conseguir un clima de felicidad positiva en el trabajo. Todas las partes implicadas deben buscar un objetivo común y trabajar para conseguirlo. Es imposible llegar a esta meta de manera individual, el esfuerzo debe ser colectivo.

Acabo ya con último consejo para todo aquel que aspire a alcanzar la felicidad en el trabajo: Hay que perder los miedos, especialmente el miedo al cambio. Al principio un cambio puede dar miedo y no resultar apetecible, pero en realidad ofrece oportunidades ya que nos estimula y nos permite avanzar. Desprenderse de los miedos es un camino seguro a la felicidad.

 

Lealtades Familiares

LEALTADES FAMILIARES

Los asuntos no resueltos de los sistemas familiares en generaciones anteriores y las injusticias cometidas dentro y fuera del sistema familiar pueden, inconscientemente, afectar la vida de las familias manifestándose en alguno o varios miembros del sistema, enfermedades inexplicables, depresiones, suicidios, relaciones conflictivas, trastornos físicos y psíquicos, dificultad para encontrar pareja, para prosperar, comportamientos conflictivos, etc.

Las lealtades familiares se mantienen hasta que el equilibrio se rompe por parte de algún miembro de la familia o sistema. Con las enseñanzas de este curso, tanto la identificación como la liberación de todas nuestras lealtades familiares se realiza en menos de cinco minutos.

 

 

Más allá de las creencias

Más allá de las creencias.
La clave esta en el subconsciente.

Hace pocos dias, tuve la oportunidad de ver esta interesante charla de  Ricardo Eiriz.

Quiero compartirla contigo. Espero que te guste….

https://www.facebook.com/GUSTAVOCARDENAS18/videos/10155251881393624/

Mayor Información:
Talleres y Consulta
Feliz Efectivo: www.felizefectivo.com
Método Integra: www.metodointegra.com
Facebook: www.facebook.com/felizefectivo

Esperanza Bedoya
Instructora y Consultora
Certificada en Método Integra

Qué es el electrómagnetismo

El electromagnetismo es considerado como una de las cuatro fuerzas fundamentales del universo actualmente conocido, las otras tres son: las Fuerzas nucleares, las Fuerzas débiles (Interacciones de decaimiento) y las Fuerzas de gravedad

Desde la antigua Grecia se conocían los fenómenos magnéticos y eléctricos pero no es hasta inicios del siglo XVII donde se comienza a realizar experimentos y a llegar a conclusiones científicas de estos fenómenos.1 Durante estos dos siglos, XVII y XVIII, grandes hombres de ciencia como William Gilbert, Otto von Guericke, Stephen Gray, Benjamin Franklin, Alessandro Volta entre otros estuvieron investigando estos dos fenómenos de manera separada y llegando a conclusiones coherentes con sus experimentos.

A principios del siglo XIX Hans Christian Ørsted encontró evidencia empírica de que los fenómenos magnéticos y eléctricos estaban relacionados.

Las ahora llamadas ecuaciones de Maxwell demostraban que los campos eléctricos y los campos magnéticos eran manifestaciones de un solo campo electromagnético. Además describía la naturaleza ondulatoria de la luz, mostrándola como una onda electromagnética.2 Con una sola teoría consistente que describía estos dos fenómenos antes separados, los físicos pudieron realizar varios experimentos prodigiosos e inventos muy útiles como la bombilla eléctrica por Thomas Alva Edison o el generador de corriente alterna por Nikola Tesla.3 El éxito predicitivo de la teoría de Maxwell y la búsqueda de una interpretación coherente de sus implicaciones, fue lo que llevó a Albert Einstein a formular su teoría de la relatividad que se apoyaba en algunos resultados previos de Hendrik Antoon Lorentz y Henri Poincaré.

En la primera mitad del siglo XX, con el advenimiento de la mecánica cuántica, el electromagnetismo tenía que mejorar su formulación con el objetivo de que fuera coherente con la nueva teoría. Esto se logró en la década de 1940 cuando se completó una teoría cuántica electromagnética o mejor conocida como electrodinámica cuántica.

La electrodinámica cuántica (QED acrónimo en inglés de Quantum Electrodynamics), es una de las teorías más precisas de cuantas que se crearon en el siglo XX. Es capaz de hacer predicciones de ciertas magnitudes físicas con hasta veinte cifras decimales de precisión, un resultado poco frecuente en las teorías físicas anteriores. Por esa razón la teoría fue llamada “la joya de la física”
La electricidad es el fundamento de la vida. Hace miles de años que la medicina china conoce la naturaleza eléctrica del cuerpo. Según ellos todas las enfermedades tienen su origen en bloqueos energéticos que ocurren en el cuerpo.

Es conocido que el cerebro y el corazón funcionan con impulsos eléctricos, que se miden, respectivamente, en los encefalogramas y en los electrocardiogramas, pero el funcionamiento de todo el organismo en su conjunto se basa en la electricidad. Todas las células se comunican mediante impulsos electromagnéticos, al ser el medio de comunicación más rápido.

El conocido ingeniero electrónico de origen ruso Georges Lakhovsky inventó en 1935 un oscilador de onda múltiple con el que eliminó numerosas patologías en humanos, animales e incluso plantas. En los años 60 el físico Robert Beck retomó el trabajo de Lakhovsky, que culminó con la creación de un pequeño dispositivo que emitía microcorrientes. Según Beck, el rango de frecuencias de múltiples longitudes de onda de su dispositivo permite que cada célula encuentre su única frecuencia resonante, y se regenere al absorber energía de la longitud de onda que le es propia.

La aplicación de microcorrientes se lleva usando mucho tiempo en el caso de mordeduras de serpiente, puesto que la electricidad neutraliza instantáneamente la toxicidad del veneno.

Más recientemente, las investigaciones realizadas in vitro en 1990 en el Colegio de Medicina Albert Einstein de Nueva York reportaron que el uso de microcorrientes (50-100 microamperios, equivalente a la corriente que emite un marcapasos) inhabilitaba una enzima crucial para la reproducción del virus del Sida. Por supuesto, los medios de comunicación no se hicieron eco de este descubrimiento susceptible de salvar la vida de miles de personas a un costo prácticamente despreciable.

Se ha comprobado que la electricidad promueve la curación de fracturas en los huesos y estimula su crecimiento. En un experimento científico se aplicaron microcorrientes a una muestra de sangre. El análisis bajo microscopio reveló que permanecía viva muchos días después de que la sangre no tratada hubiera muerto.

Todos los seres vivos emiten una determinada frecuencia. En general, cuanto más primitivo es el organismo, más baja es su frecuencia; cuanto más evolucionado el organismo, mayor será ésta. La frecuencia humana oscila entre 1.520 y 9.460 KHz, mientras que la frecuencia de los patógenos (hongos, virus, bacterias, parásitos, etc.) se mueve entre 77 y 500 KHz. Al tratar a los invasores vivos dentro de nuestro organismo con la frecuencia correspondiente a su espectro, mueren a los pocos minutos.

Actualmente es conocido que el electromagnetismo permite eliminar bloqueos emocionales causantes de multiples enfermedades. El Método Integra, desarrollado por Ricardo Eiriz, utiliza el esta ciencia no solamente para eliminar bloqueos emocionales, sino tambien para eliminar Karmas, Lealtades, traumas, entre otras muchas vibraciones de baja frecuencia.